jump to navigation

Desde un rincón escondido abril 6, 2007

Posted by Marta in Saco sin fondo.
trackback

    

Tendrían que haber visto cómo se miraban.

  

Estaba cada uno a un lado y les separaba una verdadera marea humana pero, aunque ninguno de los dos podía cruzar hasta el otro extremo, ni siquiera reparaban en el bullicio que hervía entre ambos.

    

Ella, apoyada en una columna, tenía la cara invadida por la mayor de las sonrisas. Los ojos le brillaban de felicidad y parecía que brincasen. De vez en cuando, se le encendía la cara y trataba de esconder el rubor detrás del flequillo desordenado.

  

Él levantaba la vista tímidamente a cada rato y se encontraba con otro par de ojos que le buscaban continuamente. Sonreía también y le decía algo en un lenguaje que sólo ellos entienden. 

    

Si lo hubieran visto…  Yo, desde un rincón escondido, contemplaba la escena como en una atalaya privilegiada y apenas me atrevía a respirar, temiendo que ese instante mágico se pudiera quebrar con un solo suspiro. Pero no: podría haber ocurrido cualquier cosa y no se hubieran dado cuenta.

    

Si supieran cómo se miran… Si lo supieran, querrían poder mirar así y que, de la misma manera, les mirasen.

Anuncios

Comentarios»

1. vazquez008 - abril 13, 2007

No sabemos cómo se miraban, pero has conseguido transmitirlo en tu relato. A mí se me ha puesto la carne de gallina…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: