jump to navigation

A la contra abril 17, 2007

Posted by Marta in Bilbao.
trackback

Hoy no ha sido un buen día: quizá no tendría que haberme levantado esta mañana. En breve, emprenderé el camino de vuelta a la cama, de donde no debí moverme. Todo ha salido al revés; nada, por tanto, al derecho. Pero es tarde, llevo muchas horas pululando por este pedacito de mundo… Y sigo viva. No puedo quejarme ¿verdad? 

Hace rato que oigo gritos sin parar. El tranquilo caos de mi casa. La cuerda locura de mi familia que últimamente está menos cuerda gracias a un “homo puber” militante de su causa, habitante de mi pasillo, mi hermano pequeño. Trato recordar las lecciones que debería haberme aprendido. No lo consigo: los datos se han rebelado para rebotarme en la frente y volverse al papel de procedencia.

Van a poner farolas en mi calle y sí, es estupendo. Pero toda ventaja trae un inconveniente bajo el brazo (o dos o tres… al antojo de Murphy). Hay que levantar toda la acera para cablear y hacer las correspondientes conexiones. Mi madre vaticinó: “romperán alguna cañería” y no pasaron 24 horas desde la predicción cuando, precisamente justo antes de hacer la comida, cortan el agua para evitar inundaciones. Brillante ¿verdad? “¡Corre, baja al supermercado y trae unas cuantas botellas!”. La cola salía a la calle: todo el barrio ha tenido la misma idea. 

También he descubierto que hay hombres, completos desconocidos, paseándose por mi casa. ¡Ay, no, qué susto! Se pasean a la altura de mi casa (importante matiz). Han colocado andamios en las dos fachadas que están frente a la mía: la de la calle principal y la del patio interior. Bárbaro: quizá les alcance un “kafeko” para la sobremesa. Les juro que coarta un “güebo” ver a un montón de gente por la ventana cuando te acuerdas de que vives en un 6º piso. 

Aparte, el teléfono no ha parado de sonar. No se emocionen como me ha sucedido a mí, de buenas a primeras. Sólo me han abrasado los de Tele2 con sus ofertas, los de la jarraqueanunciaArgiñano, que es una maravilla, una encuesta sobre ocio y cultura…Los comerciales telefónicos no pillan las indirectas y no aceptan las directas: es una gozada, espíritus combativos que no se rinden nunca pero a mí, me amargan el día. 

Y, en fin, el tiempo ha estado tan loco como yo. Mientras ponía el día en marcha tirándome de la cama, se colaba por la ventana un sol estupendo a pesar de la hora. Sólo un rato después, comprobaba que todo el cielo que veía por los cristales, se escondía tras unos nubarrones muy negros. Durante toda la mañana, ha caído agua como si se hubieran roto mil tuberías -vaya, qué casualidad-. y cerca de la una y media, me ha sorprendido el sol de nuevo; esta vez, por la espalda, sentada en mi escritorio y, desde primera hora de la tarde, ha vuelto el agua y aún ahora, sigue sonando.  

Me asomo al balcón y casi me lleva el viento. Una paloma en vuelo mueve frenéticamente las alas pero el aire que entra en tromba, procedente del mar, le arrastra en dirección contraria, como si le hubieran catapultado. No sé a dónde habrá llegado pero seguro que no a donde pretendía. Como yo. Hasta mañana. Si Dios quiere, claro.

Anuncios

Comentarios»

1. Buentes - abril 17, 2007

Pobre Marta!!! Así no hay quien pueda… yo con esas cosas tengo suerte… normalmente suelo estar imbuido en mis cosas, así que cuando me pongo a estudiar me adentro fácilmente en la materia… salvo cuando es Teoría de la Publicidad… insufrible…

2. Marta - abril 18, 2007

¡Qué suerte tienes, Buentes! Aunque, en realidad, en la carrera me ocurría lo que a ti. Ahora es distinto. Y sí, con días como este, es imposible luchar contra “los elementos” pero bueno, si todo fuera como la seda siempre, sería aburrido ¡jaja!

3. Vázquez - abril 18, 2007

Marta, tu caótico día te ha aportadon (os ha aportado) muchos “matices” (no solo el de vivir en un 6º), ¿no es verdad? Seguro que terminarás pensando que no estuvo tan mal, que aprehendiste mucho sobre tu entorno cercano: tu “construida realidad”.
Tu último párrafo es fantástico: “Me asomo al balcón y casi me lleva el viento. Una paloma en vuelo mueve frenéticamente las alas pero el aire que entra en tromba, procedente del mar, le arrastra en dirección contraria, como si le hubieran catapultado. No sé a dónde habrá llegado pero…”. Sugiere, al menos a mí, una nueva historia. Y no es el único, hay muchas historias en tu relato.
Me ha gustado. Tienes una forma de narrar muy cinematográfica: secuencias, yustapuestas o coordinadas, de lo que miras desde tu propia perpectiva interior. ¿Cuándo harás un guión? ;)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: