jump to navigation

De viaje… mayo 10, 2007

Posted by Marta in La vida misma.
6 comments

Hacer maletas es una tarea que irrita o ilusiona según el momento en que uno se disponga a partir de viaje pero en cualquier caso, apenas nunca es fácil… Desconozco la razón por la cual tendemos a elegir una maleta demasiado grande para pasar muy pocos días fuera de casa pero curiosamente, el espacio siempre termina quedándose escaso. Es como si al abrir el armario, éste se pusiera a vomitar compulsivamente ropa y zapatos y toda suerte de cachivaches inservibles que de repente, se nos antojan absolutamente imprescindibles.

Eso sí, el día que se alcanza la gesta de llevar un hatillo pequeño y con “lo justo” acaba resultando -¡cómo no!- demasiado justo y eso suele ser culpa de Murphy, fiel compañero -que no amigo- de viaje pero del viaje de la vida, que hace que el tiempo cambie contra todo pronóstico, que se te caiga encima una copa de vino o que una paloma… eso.   Pero aparte del espacio material, las maletas tienen compartimentos en cierta manera espirituales. No ocupan lugar en ella pero efectivamente la llenan. De tensión y estrés si hay que viajar para hacer un examen crucial o para presentar un proyecto importante; de preocupación y esperanza cuando toca pasar por el quirófano o por un tratamiento poco agradable; de tristeza y pesar para acudir al funeral de un ser querido; de mariposas y nervios cuando un “alguien” muy concreto espera en el andén… La semana pasada, mi maleta casi no cabía en el coche porque iba a reventar de emoción y alegría, de ganas de reencuentro. Esta noche cerraré una más, la que me llevo a Barcelona y a Montmeló. Pues bien, junto a los vaqueros, las camisetas y la ya inseparable cámara de Pol, irá acomodada mi pasión por el motor y el ruido de los bólidos, la ilusión de ver a “la jujeña” que vuelve a casa por unos días y a la pequeña y linda Sofía. Quizá un día les hable de ella: es tan bonita y simpática, con una sonrisa traviesa y unos ojos marrones, preciosos como los de su madre, que lo miran todo con una profunda curiosidad. 

Esta vez también hay advertencia: si alguien les cuenta que arde Barcelona, anticipo que no habré tenido nada que ver con el incendio… ;) y ¡¡pasen un feliz fin de semana!!

A %d blogueros les gusta esto: