jump to navigation

En blanco junio 5, 2007

Posted by Marta in La vida misma.
trackback

Hay días que resultan más inexplicables que otros. Días en los que todo sale al revés, en los que uno no tiene nada que decir, nada que aportar. Días grises y espesos incluso aunque afuera haga un sol claro. Días torcidos. Porque sí. 

Pues que me he levantado con el pie izquierdo, con tormenta en el Cantábrico y viento sur en la azotea. Mal presagio, peor mañana, no quiero saber cómo seguirá la tarde. Desenrollar las aceras y poner las calles de mal café -aunque el del desayuno estuviera estupendo- condiciona el resto de la jornada y ¿qué quieren que les diga? Hay veces que, aun luchando por enderezar el rumbo, la marejada nos puede. Ésa soy yo hoy. 

Nano ha estado divertidísimo contando que le ha ido de bandera en el cole y tenía un subidón de autoestima que le llegaba de aquí a Lima: que si los exámenes le han salido bárbaro, que si ha hecho unos paradones increíbles en el partido, que si luego se ha puesto de extremo zurdo y ha metido un golazo de cabeza, que si han ganado 9-2… Vamos, que es un capo. Y claro, es que siente las vacaciones a la vuelta de la esquina. 

Quizá sea que tengo 12 años más que él, algunas preocupacioncillas acumuladas en la cabezota y un puñado de miedos, inseguridades y fantasmas; quizá porque veo venir el verano y ya me pongo a temblar -connotaciones de encierro pero no de toros sino de codos-… La cosa es que, según hablaba, me iban entrando unas ganas terribles de estar como él, relajado y lleno de vitalidad. Tanta vitalidad tiene encerrada en su cuerpecillo que no ha callado un segundo, tremenda diarrea verbal o verborrea que me ha dejado planchada, agotada, muerta… Time out!! 

Mira, Nano: cuidado al salir por esa puerta

¿Cuidado? ¿Por qué?

Agáchate un poco, no te vayas a golpear el ego con el marco

¿El lego? ¿Qué dices del lego?

   

El-ego, Nano, el-ego

  

Y al levantarme de la silla, he notado que me costaba mucho. He mirado al suelo: claro, el mío, que hoy lo arrastro. Y no saben lo que pesa.

Anuncios

Comentarios»

1. J. - junio 5, 2007

Pesa, pero es sólo por el viento sur. Necesitamos comer pulpo ya.

2. Maria - junio 5, 2007

Te entiendo perfectamente… muy bien descrito eso que sientes… y mucho ánimo… para levantar el ánimo yo te recomiendo, si tienes tiempo, llamar a alguna amiga e irte a tomar una cocacola con ella! nunca falla!!

3. Vázquez - junio 5, 2007

Dear Marta, you are nice.

4. Marta - junio 5, 2007

¡Eso, J.! Y así pesará por el sur y además, por el pulpo ¡jaja! Pon día ¿OK?

5. ktulu - junio 5, 2007

vaya por Dios… estos días son un coñazo, porque encima pesa tanto que sólo tienes ganas de tirarte en el sofá a ver pasar el tiempo… bueno, en mi caso ni eso…

6. Á.Matía - junio 5, 2007

¿Para levantar el ánimo? Un libro

7. Luisfer - junio 5, 2007

Cada día me gusta más cómo escribes. Tienes una forma de expresar la cotidianeidad muy especial.
Es la primera vez que comento, y ya era hora, porque hacía tiempo que lo merecías ^^

8. Néstor - junio 6, 2007

Bueno, veo que llego tarde a los ánimos… En fin, qué voy a decir: yo, cuando siento que todo empieza a costarme demasiado, me subo a la bici de montaña y me doy una paliza de espanto, pero creo que la idea no te sirve.

9. Marta - junio 6, 2007

-> Muchas gracias, Luisfer. Y ¡¡enhorabuena por tu regreso a la blogsfera!!

-> Néstor, no creo que lo de la bici me sirva -al menos por ahora- pero igualmente ¡¡se agradecen las líneas!! Quizá cambie tu sugerencia por una escapada al mar dentro de un rato, que es lo mío…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: