jump to navigation

De noche junio 9, 2007

Posted by Marta in Bilbao.
15 comments

Hacía calor a pesar de que eran las dos de la madrugada. La noche era tranquila y se estaba a gusto en la calle: la hora reclamaba regresar a la casa pero el ambiente pedía un paseo más largo. Andaba ligera pero disfrutando de la caminata. Los brazos le acompañaban la cadencia de los pasos y entre los dedos, sentía deslizarse el aire cálido como si pudiera agarrarlo al cerrar las manos.

Se levantó un viento fuerte que le enredó el pelo y repentinamente, descargó una tormenta brutal. De nada a todo en cuestión de segundos. Las gotas eran gordísimas y templadas pero no se apresuró mucho más. Entornó los ojos, levantó la cara y se dejó mojar por el agua que caía en tromba. Poco a poco fue abriendo la boca y se detuvo un instante.

Olía a verano, a tormenta de verano y podía escuchar las ráfagas de aire silbando entre las bocacalles.   

El sueño empezó a coquetear con ella de manera que retomó la marcha pero al llegar al portal aún esperó unos minutos mientras oía los gotones chocar contra la acera, caer sobre los coches y los notaba resbalar por la cara y los brazos. Entró en casa sin hacer ruido. No quería acostarse. Cerró las puertas del salón, rebuscó entre los discos y encontró a Omara Portuondo y a Ibrahim Ferrer. Salió a la terraza con una copa de ron añejo -casi tantos años embotellado como ella respirando- mientras sonaba suave la música cubana. Habían desaparecido las tensiones y las ideas revoloteaban contentas por su cabeza. Al cabo de un rato se dio cuenta de que llevaba el ritmo del contrabajo con las caderas y de que sonreía. 

Olía a verano, a tormenta de verano y podía escuchar las ráfagas de aire silbando entre las bocacalles.

A %d blogueros les gusta esto: