jump to navigation

Riesgo de ruina julio 24, 2007

Posted by Marta in Saco sin fondo.
trackback

Hoy, que es el cumpleaños del jefe, le doy su regalo -cuadrado y casi plano- y me pregunta con asombro: “¿¡Un long-play!?”. Yo no digo nada pero sí, “Abbey Road”: el que tiene, lo compró en el año 69 y por supuesto, ya no suena después de haber dado vueltas hasta el mareo en los “guateques” del salón-rotonda de la plaza de San José.  

El sábado me hice con él en el FNAC, después de haberme paseado por allí días y días, tratando de dilucidar cuál elegía: estaban todos los LP’s de los Beatles. Y yo aguantándome las ganas de llevarme unos cuantos, que la cuenta corriente no está para tantas alegrías. 

También pateé la sección de “tocatas” -que diría el Pianista- en previsión de que el plato de casa ondee la bandera blanca en cualquier momento o nos saque la lengua con descaro para negarse a girar nunca más. Aunque -todo hay que decirlo- a pesar de su vejez, todavía hoy no nos ha dado ni un disgusto. 

Además, buceé entre los CD’s y los libros pero después de tanto paseíto, logré salir de allí con la sola compra que me había propuesto. Peligroso el FNAC, prueba de fuego para la templanza y tal: si quieren imponerme una penitencia rigurosa, enciérrenme allí con crédito libre pero prohibiéndome coger nada.

Lo único que no me he contenido han sido las ganas de arramplar con el detallito -la mar de “boinón” y bilbaino- que uno podía llevarse de gorra y por la jeta en las últimas semanas. Aprovechando que estuve unas cuantas veces, me hice con varios y ahora los voy endosando: para Fulanito, para Menganita -para mí-. Y se han quedado encantados. Por cortesía del FNAC.

Anuncios

Comentarios»

1. Bukowski - julio 24, 2007

Todos nos sentimos así cada vez que vamos a FNAC, sí. Lo que pasa es que yo al final casi nunca me resisto y me acabo dejando hasta el hígado en el camino de la caja -monetariamente hablando-.

2. Luisfer - julio 24, 2007

Cierto, cierto. Ir allí y no comprar nada es un ejercicio espiritual digno de Buda. Esos libros por 5,95 €, esos discos que siempre buscaste y nunca encontraste por 6,95 €… ¿cómo no comprarlos?

3. Á.Matía - julio 24, 2007

Cuando yo entré en la FNAC por primera vez y dije que, sin duda, ese era el mejor centro comercial de Madrid… Por desgracia hace mucho que no voy

4. J. - julio 25, 2007

Ah, pero peor que caer en la tentación es tentar, y más si es a distancia, Marta.

Y tú hablando de los Beatles en vinilo; del mítico Abbey Road -cómo me gusta ese disco-, tan pincha.

Y libros.

Y más libros…

A tanto llegó mi vicio que quise ser librero.

5. Marta - julio 25, 2007

-> ¡¡Álvaro escribe desde Cambridge!! Ahora ni pensar en el FNAC, Matía, que seguro que encuentras lugares que le dan mil vueltas…

-> Pincha no, Javi; pinchísima ¡¡je!! Ayer, la primera lectura del LP fue casi ceremoniosa -¡¡cómo suena!!-.
Por lo de librero no hay que preocuparse: siempre puedes dedicarte a ello aunque… se te hundiría el negocio: desatenderías a los clientes por pasarte las horas leyendo, leyendo, leyendo.

6. nodisparenalpianista - julio 25, 2007

Vayamos por partes. O tu jefe es muy colega o eres una pelota de cuidado, Marta, maja. No me digas que también le llevas cafelitos, porque sería demasiado.
Lo grave no sería decir”tocata” (bueno, dependiendo del sitio, clato) lo terrible es escribirlo, lo se. Y sobre la FNAC, todas las pegas del mundo. Los libros están manoseados, arrugados, sucios, fatal. El fondo editorial es bastante justito. Los vendedores van de sobraditos, pero si les sacas de lo modernilloSubterfige les patina bastante la neurona. Es una trola como un piano (y de eso entiendo mucho. De pianos, digo) lo de que son los precios más baratos. Y el fondo de discos fue extraordinario, pero ahora no pasa de normal. Eso si, como dice A.matía, como el recuerdo de la primera vez en la Fnac de Callao, pocos. Qué tiempos ,cuando uno me dijo “pero qué buscas, poesía o ensayo”, cuando le pregunté a uno sobre Oteiza. Y encima a veces te encuentras a Najwa Nimri, con su voz (si, J (punto), si) y su mal rollo.

7. Marta - julio 25, 2007

Pianista, majo: cuando digo “mi jefe”, me refiero a mi padre. Matiz importante porque creo que a un jefe -de curro- no le regalaría nada y mucho menos, Abbey Road.
De acuerdo con lo que dices del FNAC -de acuerdííísimo sobre todo respecto de los vendedores- porque me ha ocurrido en varias ocasiones que, buscando cosas específicas, o no las tenían o pensaban que hablaba chino. Pero las veces que voy de “paseo y porque sí” encuentro un montón de cosas que me apetecen y… me arruinaría.

8. Nodisparenalpianista - julio 25, 2007

Joer, ahora lo pensaba: o trabajas con tu hermano o con tu padre.- La tesis padre era más creíble, por lo de la cosa generacional, pero hay que reconocer que las momias bítels afectan a gentes de todas las edades. Bueno, pues un saludo a tu padre y, desde el mayor de mis respetos (acompaño con reverencia) dile que vale, pero que los Floyd también existen.
Yo el pasero arruinistico los sufro en lso puestos de libros de viejo, librerías de saldo y así. Y antaño en las tiendas de discos raros y de segunda mano. Noble ruina la nuestra.

9. Nacho - julio 26, 2007

Es una ruina, y sobre todo cuando te compras macarradas como el Electro Annual. Martota, tenías razón, pero que chuuungo. Seguiré escuchando Satie, que es más de lo mío…

10. Marta - julio 26, 2007

Ya te lo advertí pero claaaro… un calagurritano cabezón es muy así: cabezón pero más. Bastaba la caja para saber que resultaría… chunguérrimo -que diría Forges- ¡¡jaja!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: