jump to navigation

“I should have known better” julio 27, 2007

Posted by Marta in Jukebox.
7 comments

  

I SHOULD TOO…

       

      

 (Gran Lester. Enormes Beatles).

====

Termino de preparar mi viaje a Barcelona. Será relámpago pero muy divertido. Además, es la primera vez que voy a dormir en un vagón-litera. Por eso he buscado esta escena de “A hard day’s night”. Siempre me ha gustado muchísimo: la película entera, sí -aunque me la sepa de memoria- pero lo de esta escena… No me pregunten la razón. Simplemente, me encanta.

    

Todo un mundo esto lo del ferrocarril. Recuerdo que de chiquita, iba a Limpias en tren con relativa frecuencia -en el de “vía estrecha”- y, en temporada, coincidía con los pescadores pertrechados con sus cañas y aparejos, camino de su coto correspondiente. Había gente que iba a los mercados, de pueblo en pueblo; a visitar a algún familiar… Luego están las escenas en los andenes, que dan mucho juego: las despedidas desgarradoras, los reencuentros felices, el jefe de estación con su uniforme, la bandera y el silbato… En cambio, si me acuerdo de “Extraños en un tren” (Hitchcock) casi me dan ganas de quedarme en tierra. O al menos, de no cruzar palabra con nadie, que nunca se sabe dónde le pueden enredar a uno.

 

¿Saben? No hay que hacer demasiados planes en esta vida porque luego nos encontramos con ella patas-arriba, de repente y sin que nadie nos pida una opinión: lo que se prepara, no sale y viceversa; aparece alguien que nos remueve y nos da vuelta como a un calcetín; sucede algo que nos impresiona y nos marca… Carlos me suele decir que, aunque uno debe hacerse violencia para trabajar y buscar su hueco en el mundo, hemos de estar abiertos a la actuación de la Providencia.

  

Son necesarios los planes porque la vida no permite improvisar continuamente y es cierto que muchas cosas exigen cálculos previos. Pero no podemos pretender que las cosas nos cuadren siempre y a nuestro gusto como en una hoja de Excel. Supongo que cuesta caer en la cuenta -sobre todo en circunstancias difíciles- de que la vida es mucho más complicada y rica y maravillosa que cualquier acontecimiento que pueda programarse en una cuadrícula de eventos esperados.

      

Yo suelo perder de vista esa perspectiva. ¿Recuerdan que no podía ir al concierto de Calamaro y Fito? Refunfuñé un poco pero se me pasó rápidamente. Y de pronto, Vicentico nos dio la sorpresa de organizar el fin de semana de forma que nos cuadra a la perfección. Y en cambio, me lío a trompadas con una oposición que suspendo y me presento de rebote a otra que apruebo. Y así, alguna que otra “sorpresilla traicionera”.

Felices vacaciones para los que las estrenan hoy. Y los que no, disfruten del fin de semana :)   

P.S. Si hay otro apagón, será una extraña coincidiencia: que nadie me mire mal, que como salte otro fusible, se me agua la fiesta ¡¡jaja!!

 

A %d blogueros les gusta esto: