jump to navigation

Hubo más fin de semana julio 30, 2007

Posted by Marta in Saco sin fondo.
trackback

El fin de semana, a pesar de su fugacidad, dio para más que para ir al concierto, empezando por el tren. “En-tren-tenido” el viajecito aunque lo de dormir a bordo es una tarea complicada, supongo que para iniciados en el asunto. Con más razón si en el compartimento de al lado va un grupo de “dieciochoañeros” recién “selectivizados” camino de Castelldefels para una semana de juerga ininterrumpida lejos de todo control paterno. De hecho, la juerga empezaba para ellos -y para desgracia de los demás- en el pasillo del tren.

Decidí tirarme de la litera cuando el sol se desperezaba así que, pegada a la ventana, le hice compañía hasta llegar a Barcelona, mientras me enseñaba los paisajes mediterráneos. 

Vicentico y María me esperaban en Sants. Tras una ducha y aparcada la mochila en casa,  desayunamos con Amaya (y con aire acondicionado) en una cafetería.  Después, quedamos con Guille y pusimos rumbo al Parc Güell (prácticas de pronunciación que las vasquitas suspendimos estrepitosamente; con “brutal” nos sale mejor). No me imaginaba el parque tan grande ni tan espectacular: me gustó muchísimo aunque lo de pasear tranquilamente fue imposible por el calor sofocante y por la cantidad de gente que había.

 Dragón Güell

(No conseguí una perspectiva menos masificada -de cara fue literalmente imposible: los guiris matan por tomar posiciones. Y no me dio la gana de volverme sin foto del dragoncete de Gaudí, que para eso fuimos a su parque)

Desde arriba, preciosas vistas del “skyline” -ejem- de Barcelona, con el Mediterráneo de fondo. Es una ciudad que me impresiona: es enorme. Y la luz del sol tiene un brillo muy distinto al que estoy acostumbrada, fortísimo, que obliga a guiñar los ojos…

Supongo que ahora es cuando la crónica empieza a parecerse a una entrada del “Lazy Blog”: fuimos al “Origens”, donde sirven raciones de comida típica de la zona. La carta tiene formato de revista y no se termina nunca: venía el camarero una y otra vez pero nosotros “un momento, por favor que aún no hemos decidido”. Hasta que logramos la gesta de llegar a la última página (casi habíamos olvidado las primeras). 

Como algunos habían salido “un poco” la noche anterior (sí, mientras yo iba enlatada en mi vagón-litera con los ojos como platos, al “swing” del tren chu-chú), reclamaban una siesta con urgencia. Así, como quien no quiere la cosa, tuve la suerte de poder ver la contrarreloj del Tour tan pancha. Y no me digan:  es demasiado que a una le respeten hasta la etapa del día. Me tienen malacostumbrada…

Por la tarde, recogimos a Susanna que venía desde Girona y a Ramón. Vicentico se encargó de preparar unos bocatas para la espera del concierto (con tomatito y todo, muy catalán y muy cocinitas él) y… al Fórum (previa cañita helada en una terraza a la sombra, lo confieso). 

El domingo pedía a gritos levantarnos tarde y eso fue precisamente lo que hicimos. Mucha calma, mucho relajo, que no nos perseguía nadie. El día salió radiante y aprovechamos para pasear un poco cerca del mar y las playas. Vicentico nos invitó a comer paella junto a la Barceloneta “para darnos un homenaje” y celebrar el comienzo de las vacaciones de algunos y Santa Marta -que ayer fue 29 de julio-. 

Lo único malo fue que tenía que coger el avión de regreso; me habría quedado unos cuantos días. Pero así tengo más ganas de volver la próxima, que me quedan muchas tareas pendientes; la primera es conocer la Sagrada Familia. Sin falta. 

Gracias a todos por un fin de semana tan estupendo pero especialmente, a Txentxo que nos ha tratado como a verdaderas reinas. ¡¡Hasta prontooo!!

Anuncios

Comentarios»

1. J. - julio 30, 2007

Llegaste, viste y zampaste. Buenos momentillos, hay días en los que vivir se vive bien. Envidia de paella…

2. El futuro bloguero - julio 31, 2007

Ahora me entendeis, jajajaj.

Un buen plan. Paellita homenaje, eso suena fantástico. Cañita helada en la terraza, mmmmh, que rico, antes del concierto.

Lo de la Sagrada Familia, imprescindible, tendrás que volver. (Y el Maremagnum en el puerto deportivo, y mil sitios)

Y si vas en primavera, deberás comer unos calçots, una maravilla.

3. Miguel - julio 31, 2007

Mucha calma, mucho relajo… todo plan debe tener eso que dices, Marta. Felicidades con retraso, por cierto.

4. Marta - julio 31, 2007

-> ¡¡Je!! Es un gran resumen del fin de semana, Javi. Sí, fue un ejemplo claro de buena vida… A veces está bien que nos recuerden que eso puede ser real en algunos ratos…

-> Apunto, Futuro Bloguero. Ya estoy buscando fecha para volver ¡¡jaja!!

-> ¡¡Muchas graciaaaaaaaas, Miguel!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: