jump to navigation

…que veinte años no es nada… julio 31, 2007

Posted by Marta in Bilbao.
7 comments

   

Hoy ha amanecido un día claro, soleado y templado desde primera hora. He salido a caminar un rato cerca de la ría -la marea estaba bajando y alguna gaviota despistada volaba en círculos sobre Carola– y como hace casi dos semanas que no visitaba a Puppy, me he sentado a leer en el banco corrido que está a su lado, igual que siempre.

 

Alfanhuí, Alfanhuí…”. Suena tan bonito ese nombre…

 

Después de cerrar el libro, aprovechando la quietud de la mañana, le he contado: que mañana viene Pol y que tengo muchísimas ganas de verle aunque estoy un poco picada con él. Si le tuviera delante y le mirara a la cara, no podría enfadarme porque sabe desarmarme a la primera: de una forma u otra, da con la manera de impedir que me ponga un poco firme siquiera.

 

Pol es así: de repente, se descuelga con unos detallazos que le dejan a uno con la boca abierta pero otras veces, se pone zopenco y tiene unos olvidos que bien merecerían un garrotazo en la cabezón -que no es cabezón por grande sino por esa pedazo de inteligencia que Dios le ha dado-. Y si le echo una bronca, escurre el bulto con una habilidad pasmosa: todo por esos ojos y esa sonrisa…

 

Puppy se ríe cuando me acuerdo de que, en su época de “pavo adolescens” no me dejaba cogerle del brazo ni darle besos en público, por si le veía algún colega salvo que estuviéramos de viaje, lejos de Bilbao y sin posibilidades de encuentros embarazosos que le obligaran a explicar, entre tartamudeos, que su hermana mayor es una pesada. Pero se le pasó rápido.

 

Ahora no sólo no le importa sino que le encanta que pasemos tiempo juntos (y a mí, más aún), riéndonos y hablando mucho: en serio, en broma; de todo, de nada; de cine… Le da igual llevarme del brazo, cogerme aúpas o que le dé besos. Que le visite en Pamplona -estudia allí- o que le recoja a la salida de clase. También le gusta que comamos por ahí o salgamos a cenar o a jugar a los bolos y al billar. Que yo pague siempre, claro. Y que sea su mejor escudo delante de los padres para cualquier cuestión un poco… delicada: “¿Crees que me dejen el coche diez días? Anda, gestiónalo, porfa” por ejemplo.

    

Envidio su sentido del humor, su capacidad de ver constantemente el lado bueno de las cosas, su grandeza de ánimo y la alegría con la que vive. Es inteligentísimo, un escritor de primera -un día les colgaré alguno de sus textos- y tiene una imaginación enorme, cualidades que hacen que brille en su carrera y en cualquier cosa que hace.

Y hoy, día de San Ignacio -patrón del Señorío de Vizcaya-, cumple 20 años. Le he telefoneado para felicitarle y para llamarle pedorro y morcillón. Puppy me insiste en que haga especial hincapié en eso: “Pol tiene esa suerte y juega siempre con ventaja: sabe que, para mañana, se te habrá pasado el mosqueo y que además, le habrás comprado un regalo“.

Equivocarse o no julio 31, 2007

Posted by Marta in Jukebox.
3 comments

  

Último día que les doy la brasa ¿vale? Corrijo: último día que les doy la brasa CON ELLOS y POR AHORA. Así mejor: lo de matizar siempre viene bien que sino luego a una le reclaman por todo.

   

 

CALAMARO lanza nuevo disco el 11 de septiembre. Les cuelgo el video del primer single: es gracioso y creo que tiene mejor pinta que “El palacio de las flores” aunque al final, puede ocurrir cualquier cosa: “Corazón en venta” prometía muchísimo y después, me pareció casi el único tema bueno del album.

“Cinco minutos más (minibar)” 

(… no importa si todos son cortos de vista: se nos ve el plumero a los dos por igual…)

  

Y ya que estamos, una de FITO para compensar ¿no? que, como Andrés, también anda a vueltas con lo de equivocarse…

“Me equivocaría otra vez”

(… ya sé llorar una vez por cada vez que río; no sé restar tu mitad a mi corazón…)

  

P.S. ¡¡ Felicidades a todos los Ignacio’s !!

A %d blogueros les gusta esto: