jump to navigation

Coches y coches agosto 2, 2007

Posted by Marta in Saco sin fondo.
trackback

No sé qué tienen ciertos coches pero se me van los ojos detrás. Bueno, sí lo sé: un diseño perfecto, unas líneas elegantísimas, un motor fenomenal, unos neumáticos que le quitan a uno el hipo, muchos cilindros, más caballos… Es una debilidad, no lo puedo evitar.  

Aunque confieso que hay una cosa que me molesta: la actitud de los conductores que se pavonean como si fuera suyo el mérito de pilotar semejantes máquinas. Últimamente campa por el barrio un Porsche Cayman negro que consigue que arrastre los piños por la acera. Y me quedo con una cara de atontada mirándolo, tan brillante… El otro día, el dueño de tal carro lo aparca en la esquina a las ocho de la tarde -en plena efervescencia del poteo en las terrazas- y empieza a sacar cosas del maletero. Claro que siendo un Porsche, el maletero está delante y quieran que no, choca tan acostumbrada que está una a ir al portón trasero a estibar bultos. Pues sería envidia cochina -yo no digo que no- pero qué rabia me dio que se pusiera en el medio a que todo el mundo le contemplara… 

Esto de los cochazos… Algunas veces me ocurre que pasa uno y voy girando el cuello hasta que el ángulo no da más y entonces la que se gira soy yo. Y luego pienso “este tipo qué mira” y resulta ser el bueno del viandante que camina detrás de mí, extrañado de que me dé media vuelta-vuelta entera en plena acera y sin razón aparente. Hala, pasó el bólido, yo prosigo mi marcha y así sucesivamente, cuantas veces sea necesario. 

Uno de los lugares donde solemos quedar es el concesionario de Lexus. Me emociona pegarme al cristal a mirar esos cacharros. A una le da por soñar: nada serio, claro, pero me entran unas ganas terribles de conducir uno de ésos precisamente: el deportivo descapotable, espectacular. Azul metalizado. Otra veces, ponen el granate.  

Y a estas alturas, Marta ya estaba “de serie”, como una pegatina en el escaparate del concesionario y… ¡¡qué disgusto!! Hace un puñado de días me lo han cambiado por uno de Suzuki. Y, de repente, ya no me gusta quedar ahí. Qué quieren que les diga: son coches, tienen cuatro ruedas, andan y sirven para lo que sirven. Pero rebajan el glamour de los sueños ¿o no?

Anuncios

Comentarios»

1. Nacho - agosto 2, 2007

Si es que los coches… ya sabes Martota. ¿Te acuerdas el día que estábamos repasando el Practicum en el Campus y bajamos casi hasta arquitectura a ver un Mazda que había aparcado? Por lo menos es un sueño sano. Y quién sabe, no tan difícil s de conseguir a no muy largo plazo!

2. Ángel - agosto 2, 2007

Ese problema no tengo, ni carnet de conducir tengo, jajaja. Ni en bici se andar, jajaja. Me río antes de que se rían otros, jajaja

3. Futuro Bloguero desde Lazy Blog, - agosto 2, 2007

Dices: “me molesta: la actitud de los conductores que se pavonean como si fuera suyo el mérito de pilotar semejantes máquinas”

A veces me pasa lo mismo con la actitud de los MEGA GUAPOS o MEGA GUAPAS, que, son especialmente tratados por la sociedad, y van con esa actitud, como si fuera suyo el mérito de haber sido agraciados por una genética atractiva.

No tiene mucho que ver con tu post, pero al leerlo me lo has recordado.

4. J. - agosto 2, 2007

y lo felices que fuimos en el peugueot.

5. Marta - agosto 2, 2007

-> Y lo felices que fuimos y lo feliz que VOY, Javi, que a ése no lo cambio por NADA -ni por el Lexus regalado-.
((Hoy te has adelantado tú =P ¡¡je!! porque seguido de esto, he escrito un rato sobre él…)).

-> Tiene que ver, Futuro Bloguero. En que el mérito no es suyo -menos aún en la lotería de los genes-.

-> Pues nada, Ángel: este verano, a resolver pendientes…

-> Nacho ¿era un RX8 gris metalizado? ¿O mi memoria se ha echado un farol?

6. Néstor - agosto 2, 2007

Pues cuidado con las farolas (je, je, je…)
PD: mi jefe tiene un Mazda MX5 descapotable… Hay días tontos que se lo pido y me voy de tour a hacer juicios a la otra punta de La Mancha. En efecto, la gente se queda mirando.

7. ktulu - agosto 2, 2007

jajaj q arte
yo te entiendo, me pasa igual, suño además con un lexus… no sé el modelo pero es como un todoterreno pero con la elegancia de lexus… ufff

pero bueno, yo tan contento con mi citroen zx del 94, mi bala blanca ^^

8. Bukowski - agosto 2, 2007

@Futuro Bloguero: como dicen en Padre de Familia: “¿Qué hace usted guardando cola si es guapo? ¡Pase delante de todos esos perdedores! Usted es guapo, no se atreverán a decirle nada”.

@Post: A mí me pasa justamente lo mismo, e incluso con coches que no son de absoluto lujo pero que se quedan bastante fuera de mi alcance. Yo es ver un BMW 5* o así y ya empiezo a babear y más vale que evacuen a la población…

9. El futuro bloguero - agosto 3, 2007

Efectivamente Marta y Bukowski, que razón tenéis. Me encanta la serie de Padre de Familia, pero no recordaba esa frase.

Respecto a los coches, pues efectivamente, a todos se nos cae la baba. A mi me encantan también los Mazda descapotables. Algún día… quién sabe. Que envidia de jefe enrollado Néstor.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: