jump to navigation

No más agosto 4, 2007

Posted by Marta in La vida misma.
4 comments

Me telefonea para decirme que no quiere vivir más. Que ya no tiene nada que hacer aquí, que su tarea terminó cuando ella se fue. Que no entiende por qué Dios no le llama todavía si sólo es un incordio. 

Se compara con una fresadora vieja y desgastada que, con los años, se estropea y falla.

Le pido -le suplico- que no me hable así, que me hace daño. “No pasa nada, es lo normal: ya estoy mayor y muy cansado”. Se ríe con una carcajada amarga y despegada, como si nos separara una distancia insalvable. 

Creo que sí. La distancia. Insalvable. 

No me escucha. Sabe que sus palabras son una carga de dinamita en los cimientos del alma. No me quiere escuchar. Prende la mecha. Y al reventar, me destroza por dentro.

A %d blogueros les gusta esto: