jump to navigation

Coming soon agosto 7, 2007

Posted by Marta in Letras con nombre propio.
11 comments

   

CARRETES CADUCADOS -fotografía y otras artes- ya es una realidad que hoy da sus primeros pasos con sencillez e ilusión.

 

Les presento el blog de Pol y sus asuntos -“amo la fotografía, el cine y la buena literatura. Y ahora empiezo a publicar alguna cosa que otra…”- y les animo a que le sigan de cerca: seguro que tiene mucho que contar y mucho que mostrar y sé que siempre lo hará bien y fiel a su estilo: con elegancia transparente, optimismo llano, franqueza acidilla y un sentido del humor brillante -y negro aunque fume rubio-.

Pensarán que no soy objetiva. No del todo, tal vez -¡qué voy a decir yo!- pero a pesar de la inevitable parcialidad, le conozco muy bien y sé cuáles son sus habilidades de manera que todo lo que diga, es justo.

¿Un ejemplo? Prometo que nunca les hablaré de su talento futbolístico ni de sus dotes de cantante -inolvidable “Let it be”, inolvidable-. Puedo contarles que de pequeño quería aprender a tocar los platillos o que tenía los pies cuadrados. Que se encerraba en el baño después de comer para no recoger la mesa.

Pero en cambio, puedo decir que tiene grandes cualidades de escritor, de pintor, de cuentacuentos… Aventurando un poco, apunta maneras de director de cine.  

Como ven, me resulta tremendamente fácil escribir párrafos y párrafos sobre él –y ya empecé el otro día-. Hoy quiero limitarme a sus capacidades más “técnicas”: imagina, crea y dibuja mundos, historias, personajes. Llena vacíos, transmite emociones, construye escenarios. Todo se esconde tras sus ojos de soñador.

Si empuña una pluma, un simple papel se convertirá en un relato hermoso. Cuando se sienta ante el ordenador, idea montajes espectaculares. Y para esta empresa fotográfica en la que se ha embarcado, cuenta con la mejor compañera de viaje. Forman un equipo sólido: la una conoce mundo y el otro, lo recorre. Un día les hablo de ella si no se me adelantan ( ;) ).

Este es otro equipo 

(ésta también es mitad pero de otro equipo distinto)

“Cuando el río suena, agua lleva”: éste, de caudal pleno y bravo, retumba con el estruendo del Niágara porque se lo trajo en la maleta desde Canadá. Y dejará huella allá por donde pase.

Bombón agosto 7, 2007

Posted by Marta in Saco sin fondo.
9 comments

Anoche regresé tarde a Bilbao. La autopista estaba prácticamente vacía y tenía muchísimas ganas de seguir conduciendo, conduciendo, conduciendo… Ni pensar ni caminar ni hablar ni cenar: sólo continuar al volante, bailando con la carretera al son que marcaran las curvas. Pero estaba cansada y lo razonable era no alargar innecesariamente la vuelta. Lo razonable. 

En algunos tramos, bajé las ventanillas y el viento -fuerte, gélido- traía un olor intensísimo a salitre. Y se veían algunas luces en la superficie negra del mar: un par de cargueros y un petrolero, quizá. Llovía -a ratos fuerte, luego suave y de nuevo, fuerte- y al son de las gotas sobre el coche, resonaba una palabra en mi cabeza. 

“Bombón…”. 

Rebotaba. “Bom-bón, bom-bón”.  

Sólo él me llamaba así, sólo a él se lo consentía. 

Y ya nunca más. 

Ayer fue un día desapacible: frío, gris y húmedo. Despedida con la niebla adherida al ánimo y el corazón, arrugado. Hace dos semanas, con la ceja levantada, socarrón y con su fuerza arrolladora: “no penséis que de ésta me muero”. Pero sí: le llamaron. Se resistió unos días -cabezón, rebelde- y después, se marchó. Tranquilo. 

Estamos en agosto. El sol no tardará en volver.

A %d blogueros les gusta esto: