jump to navigation

Hay partida, mundo loco septiembre 30, 2007

Posted by Marta in Jukebox.
19 comments

QuemañanaQuiquesacadisco. “Avería y redención #7”.

Pedales que una tiene.

Y esto es un adelanto: “Hay partida”, el primer single. 

“… esta vez no te voy a mentir / necesito un minuto contigo / y un finde SIN dormir…”

  

Y por otro lado -ni sé cómo-, topé con este video de Gary Jules: muy bonito. “Mad world”, la canción.

Mundo loco. De remate.

Biglietto d’andata e ritorno septiembre 29, 2007

Posted by Marta in Letras con nombre propio.
8 comments

    

Este correo electrónico inauguró el buzón de “Ardiendo a un clavo”. Me lo enviaba Macarena, que es uno de los pilares de esta casa y se está yendo -¿casualidad?- justo cuando el blog cumple seis meses surcando la red.

   

“… En el cole las letras invaden las relaciones sin quererlo, forman parte de ellas. Aunque también los gráficos tienen su papel. ¿Recuerdas a Napi Coronas, por ejemplo, que saltó un buen día de un folio durante la clase de Historia? …”.

      

Sí, lo recuerdo. Perfectamente:

   

“Napi Coronas”

   

Macca *, aquí está: para que te acompañe en tu aventura italiana y de paso, vigile la navegación de este buque fantasma.

     

  

Y no olvides:

  

– Prego, palabra comodín: sirve para todo (perdón, gracias, por favor…). Cuando vayas a colarte en algún sitio, sonríe y di prego. Seguro que funciona

– Buscar una squadra solvente (la Roma es una buena opción, apenas te dará quebraderos de cabeza los fines de semana)

– El Calcio no es lo de la leche sino la liga (a lo de la leche, ni idea cómo le dicen)

– Las birras generalmente son de medio litro (si no te advierto, luego pasa lo que pasa)

– Que cornetti (croissant) y cornutti (sin comentarios) son dos términos frecuentes que, equivocados, pueden dar lugar a funestas consecuencias

– Enroscarte bien la boina, especialmente los días de frío

– Conocer muchas cosas ¡¡para mostrármelas pronto!!

  

Un baccio ;)

     

* Javi ha “italianizado” tu nombre: Macca. Suena bien ¿verdad?

  

P.D.- Me han enseñado que arrivederci no significa “adiós” sino “hasta la vista”. Y es importante el matiz.

    

Una neskita en Roma septiembre 28, 2007

Posted by Marta in Script-Girl.
11 comments

Ettore Scola dirigió hace unos años una película preciosa -un semidocumental- que aquí se estrenó con bastante retraso y apenas estuvo un par de semanas en cartelera. Yo la descubrí en los Multis perdidos de la calle Escuza y la vi dos veces seguidas. En versión original -subtitulada- porque el italiano suena alegre.

¿Qué es Roma ahora? Lo comprobé durante un par de horas, paseando por sus calles sin moverme de la butaca. Gentes diversas mezcladas en una ciudad de tráfico caótico, bajo la atenta mirada de los monumentos imperiales; vidas de personas con sus historias: tiernas, tristes o complicadas y también divertidas.

Hoy la rescato porque Macarena está a punto de marcharse, a punto de convertirse precisamente en… “Gente di Roma”.

Gente di Roma

¿El secreto que esconde questa città ?

‘Misteriosemente, il chinese, l’afgano, l’arabe… a Roma, diventa romano’

  

Tú, mi cielo septiembre 27, 2007

Posted by Marta in Jukebox.
11 comments

    

Me gustan los metrónomos cuando marcan -tic tac tic tac- el ritmo de la partitura. Allegro, por ejemplo. O adagio, andante, vivace… Y qué bonitas son las partituras con sus pentagramas y sus notas: el mapa que recorre una canción para que no se pierda. 

    

He hecho las paces con mi guitarra aunque necesitaremos un poco de tiempo para reacostumbrarnos la una a la otra. Dudas y tachones esta mañana junto al tazón del desayuno mientras intentaba que mis notas se parecieran a las de la canción: revoltosas se enredan en las manos y van tejiendo esta bachata mimosa, que arrastra los pies.

Y entonces, sí.

  

La descubrí una noche en el Astillero, entre restos de barcos: correderas y escotillas, faroles y placas de buques de todo el mundo, cabos y nudos marineros. Entre los nombres de todos los vientos: alisios, cierzo, galerna, huracán, mistral… Entre cartas de navegación. Y viendo a través del ventanal, llover sobre la ría, oscura de noche, alumbrada por las farolas de los diques.

No estabas. Hacía frío.

Juan Luis Guerra, “Que me des tu cariño”

Hace dos años septiembre 25, 2007

Posted by Marta in La vida misma.
24 comments

Rafa dijo con guasa:

– Ella se casa hoy y aprovecha para hipotecarte la fiesta de su boda: ¿¡se puede ser peor amiga!? Que después de lo que te ha hecho con esto no se te va a acercar ni un chico…

Concretamente, se refería a “esto” :

“Momento ramo”

  

“Yo estoy inmunizado, que ya me ha cazado ésa”. Y como Cristina se negaba a bailar, me arrastró hasta la pista porque sonaba el vals. Giramos rapidísimo, muertos de risa, “que-te-piso-que-te-piso” y vueltas y más vueltas.

Fue pasando la noche. Nos marchamos cuando los camareros nos invitaron amablemente a vaciar el lugar. Ni recuerdo cuántas horas estuvimos allí. Al final, sólo quedábamos un pequeño grupo de amigos y los novios. Y yo intentaba evitar que llegara ese momento: habría detenido el tiempo sólo para no tener que enfrentarlo.

Era uno de los días más felices de mi vida y no podía parar de llorar. Porque también era un poco triste. A la mañana siguiente, Elísabeth y Juan volarían lejos y para siempre y aunque yo sabía que muchas veces, lo que parece tan definitivo después resulta no serlo tanto, en ese instante sólo veía el desgarrón de un adiós sin vuelta atrás.

Me escapé del salón y me escondí tras un seto del jardín pero al rato, apareció Alfonso a “rescatarme”: me abrazó fuerte, esperó a que recuperara la respiración. Le empapé el hombro de la chaqueta pero hizo como si no le importara.

– Anda: sé fuerte, vuelve ahí dentro con esa sonrisa tuya y dales un abrazo. Despídete como una valiente.

  

Han pasado dos años desde aquel veinticinco de septiembre. Y si hago un parón y miro hacia atrás, veo orgullosa que los dos amigos que se casaron ese día son verdaderamente felices; que donde eran dos, ahora suman cuatro con la princesa Sofía y la princesa Julieta, que abrirá sus ojitos en diciembre; que han superado juntos, como el mejor equipo, malos ratos y dificultades…

Para mí son el mejor ejemplo de que hay sueños que pueden construírse en el mundo real con esfuerzo, entrega y sacrificio, con ilusión y confianza -en Dios, en el otro, en uno mismo, en los demás-. ¿Miedo? Mucho. Pero se enfrenta. Y se vence. Y así con todos los obstáculos.

Es una historia preciosa. Y me alegra comprobar que siempre -de una manera u otra- formo parte de ella.

A %d blogueros les gusta esto: