jump to navigation

Última vez septiembre 8, 2007

Posted by Marta in La vida misma.
trackback

Hace un año, lo celebrábamos igual que los anteriores pero, sin saberlo, por última vez. Su aniversario de boda: éste habría sido el 54º.

Apareció con un traje rojo tornasolado, recién salida de la peluquería, cuidadosamente arreglada. Sonriente, como cada uno de los días de su vida. 

– ¡¡Qué guapa estás, abuela!!

– ¿¿Tú crees, nena?? Esta vieja ya no puede estar guapa. Son tus ojos de princesa que así de bien me miran. 

Estaba tan reducida y achacosa… pero, gracias a Dios, aún ignoraba lo que faltaba por llegar. Y disfrutaba como loca invitándonos con el abuelo a cenar en ese restaurante japonés para festejar el día más importante de su vida: “me casé con tu abuelo, después nació tu padre y un poco más tarde, llegasteis vosotros. Y no podía imaginar que sería tan feliz”.

Le costaba seguir las conversaciones, no entendía nuestros chistes, le aturdía un poco el ruido de ese comedor tan grande… pero le bastaba ver nuestras caras: sólo eso. Quería vernos a todos, cerca de ella, escucharnos reír y contar batallitas. Disfrutar de nuestra compañía en su día especial.

Y después del postre íbamos a la Antigua Cigarrería, donde saben poner copas como nadie y suena una música estupenda, con luz muy baja y taburetes altos.

– Nena, ¿esa copa tan grande te la vas a tomar tú sola?

Era igual que la suya…

Siempre fui “nena” y “princesa”, desde que nací hasta que se murió: para ella no crecí, seguí siendo la misma mocosita que gateaba metiéndose bajo las mesas y entre los pies de los grandes, la que caminó de su mano los primeros pasos torpes.

  

Después de esa noche pasaron tres meses. Volaron. Y se fue.

  

Anuncios

Comentarios»

1. Leyre - septiembre 8, 2007

Hace poco comentaba que se me caería el mundo cuando se me fuera la mía (por suerte jóven todavía). Las abuelas nos enseñan, entre otras cosas,sobre adaptación, sensibilidad, amor y comprensión.
Si estás en la penumbra tienen la capacidad de hacer salir el arco iris, digamos que son un auténtico palpitar, aún en el cielo Marta.

Es inevitable que la recuerdes, tanto como puede ser para mi leerte.

Muxu haundi!

Las dos historias que se acompañan, septiembre y abril , mágicas.

2. maria - septiembre 8, 2007

Esque ser la nieta mayor tiene sus ventajas. Una de las cosas buenas es eso, que siempre seremos “princesas” a los ojos de nuestras abuelas y que seguimos caminando pasos torpes de su mano, aunque estén en el cielo!!

3. nodisparenalpianista - septiembre 8, 2007

Imagino, con el cariño y el dolor que escribes, que debía de ser una gran mujer, una gran abuela. Seguro que lo sigue siendo. Confía en ella, que cuidará de ti.

4. J. - septiembre 9, 2007

Lo de pincesa se quedó. Es lo que tienen las abuelas.

5. caballerotrueno - septiembre 9, 2007

He descubierto tu blog y lo he incluido en mi “inter blog”. Me ha gustado. me gusta. Me gusta cómo dices las cosas y las cosas que dices. Gracias por abrir tus ventanas. Asomarse por ellas es hermoso…

besos

6. Marta - septiembre 9, 2007

Sí, me sigue cuidando y llevando de la mano. Fue -es, aunque de otra manera- una gran abuela. Pero algunas veces no encuentro a la princesa; en ocasiones me parece se perdió…

-> Gracias a ti, Caballero Trueno.

7. J. - septiembre 9, 2007

Sólo mírate al espejo, que no sabes dónde buscas =P

8. Juanan - septiembre 9, 2007

Qué abuela más simpática. Seguro que está por ahí mirando, orgullosa de su nieta y del bien que está haciendo con su blog.

9. Maca - septiembre 11, 2007

AUNQUE TE SONROJES -a mí también me da reparo, pero por si un día te lo crees por fin…- J. TIENE RAZÓN. Recuerda lo que te dije la última noche que estuvimos juntas… (Por cierto, que nada más meter la llave en la cerradura de casa -¿sería la cervecita?- “el grifo” se abrió, de pura pena, aunque aún no he podido girarlo del todo y llorar a lágrima viva, a pesar de que algo por dentro me repita día y noche que es “lo que toca”…) ¡Ah! Y el finde, echándote de menos, pues sin ti no pude “huir”; fue costoso, pero siguiendo el consejo de mi gran mellizo me esforcé por pasarlo bien, ya que el secuestro era ineludible… ¡y, en fin, lo conseguí!) ¿Nos veremos esta semana? ¿Sí?

10. Futblo Lazy - septiembre 12, 2007

Animo, PRINCESA.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: