jump to navigation

Todo dentro octubre 2, 2007

Posted by Marta in La vida misma.
trackback

Le dijo en tono amable: 

– Eres una experta tragadora pero si nunca sacas lo que llevas dentro, terminarás empachándote de ti misma. Y te hará daño ¿sabes? En realidad, ya te lo hace pero no te quieres dar cuenta.

Respondió riéndose: 

– Yo sé cómo funciono y lo controlo. Suelto lo que quiero, si me apetece o si lo necesito. Y lo demás, lo guardo. Sino las personas se inmiscuyen en la vida de uno, le juzgan porque le conocen -porque creen conocerle- y después, saben por dónde abordarle. 

– Eres como una olla a presión. La mejor de todas las que ha habido nunca: mantienes el equilibrio entre la presión interna y la externa, liberas lo justo para poder seguir conteniendo lo demás. Y no habrá problema mientras no se descompensen el interior y el exterior. Siempre y cuando no falle tu sistema. 

Carcajada:

– No fallará.

– ¿Y sabes qué ocurre cuando se abre una olla a presión por la fuerza? Dímelo. ¿Lo sabes? 

– Sí, le pasó a mi vecina: estalla. Revienta y abrasa.

– Bien. Suponiendo que aguantes, que no vaciles… ¿qué harás el día que aparezca alguien -alguien importante de verdad- que quiera saber lo que hay dentro de ti…? Tan cerrada… si continúas resistiéndote, terminarás volviéndote un fantasma para los otros. 

Se despidieron después de varias horas de conversación. No había perdido ni un instante las formas ni la sonrisa; tampoco había dado el brazo a torcer. Pero al cerrar la puerta tras de sí, se tambaleó levemente y tuvo que apoyarse en la pared del rellano.

Quiso llorar. Instintivamente, respiró profundo: una vez más, se tragó el llanto y salió a la calle, disolviéndose entre las corrientes de un mar de gente.

Nadie lo advirtió.

Anuncios

Comentarios»

1. Ricardo - octubre 2, 2007

¡Nada de todo dentro! Qué peligrooooo….
En fin, he vuelto!

2. maria - octubre 2, 2007

¿sabes que pasa a veces? que esa gente que es como olla a presión está deseando soltarlo todo, pero sobretodo les falta costumbre…

hay que ir soltando “presión” (contenido) poco a poco…

3. Futblo - octubre 2, 2007

La presión siempre encuentra la fisura, y todo lo que está todo dentro pasa a salir, poco a poco si es por la válvula o de golpe si como cuentas estalla.

Pero siempre acaba por salir.

Y no sé pero siempre duele más cuando sale de golpe, especialmente los sentimientos o las emociones.

Es dificil dar consejos, evidentemente las dos que hablaban sabían que era cierto todo, y pese a guardar las formas, en cuanto se quedó sola y lo pensó se tambaleó. No importa si alguien lo advirtió o no, esa chica estaba bien tocada por dentro.

Un abrazo, un hombro, una lágrima y un beso. El único remedio

4. J. - octubre 2, 2007

Soy también, como la protagonista, un poco olla. No se gana mucho pensando y dando vueltas a cómo es uno, si acaso lo justo para ir cambiando, si se puede, poco a poco, siempre avanzando, pero sin agobios que no hacen más que hacer perder tiempo. También pienso que la amiga se equivoca cuando dice: “Tan cerrada… si continúas resistiéndote, terminarás volviéndote un fantasma para los otros”. Cada cual tiene su tiempo, su ritmo, su voz y sus silencios, la manera de decir las cosas -esa valvulita más o menos ruidosa-. Si yo me encontrase con ella, entre esa marea de gente, le diría: “¿no ves? No pasa nada”

5. am - octubre 2, 2007

Tenerlo todo dentro es peligroso, como dices. Pero algunas veces no es tan fácil sacarlo. Hay ciertas llaves especiales que logran abrir, pero no siempre están ahí. Me pasa un poco, cuando no encuentro esa llave…

6. Néstor - octubre 2, 2007

“Nadie lo advirtió”.
O sí.
Basta mirar a la cara.
A veces, para soltar presión interior, solo hay que dar con la llave necesaria. O que alguien dé con ella.

7. Ana - octubre 2, 2007

Yo creo que necesita un camino por donde salir, necesita que alguien se lo abra urgentemente y ponga letreros: “Por aqu’i”. Ella no sabe hacerlo. Pero sobre todo necesita dejarle ese poder a alguien normal. Ya no hay caballeros con espadas que cortan la maleza. Solo hay amigos que tienden un sencilla mano y hay que cogerla. Un amigo/a como el de la historia. Pero es de uno mismo la decision de dejarse salvar. Un besete!

8. Miguel - octubre 2, 2007

Una olla a presión es un peligro. Sobre todo porque las válvulas de escape no siempre son ese pitorrito inofensivo y minúsculo. La clave, como ha dicho am, creo, es encontrar la persona adecuada para aliviar la pesada carga de las albóndigas, las patatas y demás lindezas del alma.

9. Juanan - octubre 2, 2007

Yo conozco a una olla a presión. Va a estallar, es tal la presión que hay dentro que la temperatura se ha disparado (PV = nRT) y ya ha abrasado a algunos que se han topado con ella. Va a estallar.

Muy buena entrada, Marta, ésta es excepcional.

10. Maca - octubre 8, 2007

Ya, bueno. La olla interior, si no se abre, se convierte en un infierno; normal esas ganas de llorar. Pero yo he tenido que lidiar durante años para poder abrirla y es algo costoso, aunque vale la pena. A veces cuesta mucho. Pero vale la pena.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: