jump to navigation

Otro vinilo (II) noviembre 15, 2007

Posted by Marta in Jukebox.
11 comments

“Tea for the tillerman” fue el vinilo que me descubrió a Sad Lisa y algunas otras canciones. Supongo que esa portada de colores me hacía pensar que era un disco para niños y la miraba embobada mientras sonaba en el plato.

Tea for the tillerman

Aún lo ponemos de vez en cuando porque no se ha estropeado mucho a pesar de los años: el jefe siempre ha cuidado muy bien las cosas y con el doble de mimo, las que más le hacen disfrutar. Creo que fue él quien me contó que, a finales de los años 70, Cat Stevens se hizo musulmán y que renegó de muchas de las letras que había compuesto hasta entonces. Recuerdo que me dio mucha pena: tan bonitas y la maravillosa voz que las hizo nacer, las rechazaba. 

Hace bastante tiempo, le regalamos a mi madre “The very best of Cat Stevens”. La carátula del CD también era un dibujo, lo que confirmó mi simpatía por aquel tipo tan extraño. Por asociación de ideas con ella, me parecía que el lugar idóneo para escuchar sus discos era de noche, bajo las estrellas. Alguna vez, estando sola casa, ponía la música a buen volumen y salía a la terraza. Con los años, añadí a esa excursión nocturna una cerveza o una copa.

The very best of Cat Stevens

Íñigo me explicó en su día que en la estupenda “Father & Son”, Cat Stevens interpreta a los dos personajes, cantando una octava más grave las estrofas que corresponden al padre y una más aguda, las del hijo. Increíble voz capaz de abarcar un registro tan amplio.

Hoy les dejo “The very best”, por si les apetece pegarle un repasillo -está dividido en dos bloques para facilitar la descarga-:

Cat Stevens, The very best I

Cat Stevens, The very best II

  

A %d blogueros les gusta esto: