jump to navigation

Cerezas enero 4, 2008

Posted by Marta in Bilbao.
trackback

Volvía a casa agotada y un poco contrariada porque la mañana se había torcido llegando al mediodía.

Cuando me siento así tiendo a caminar con los ojos fijos en el suelo o en las puntas de los zapatos o no sé bien dónde. Me gusta hacer el esfuerzo de levantar la vista para desdramatizar; si me da el aire en la cara, a los pocos pasos, el contratiempo se ha diluido en algún detalle más importante: en un niño gracioso, en un mirador pintado, en una conversación ajena… Sí, también. Por qué no.

Pero esta vez, mi cabezonería llevaba mi barbilla casi pegada al pecho y el ceño fruncido con rotundidad. Hasta que mis pies dieron con una caja de cerezas apoyada en la fachada de un edificio: acaban de abrir una frutería nueva en el barrio, a dos o tres manzanas de mi calle. 

Eran gordas, rojas y brillantes. Me desconcertó semejante hallazgo y lo siguiente que quise comprobar fue el precio. Alto, claro pero de un plumazo, se me había borrado el malhumor y le estaba pidiendo a la señora que me pusiera un puñado en una bolsa. Y así me encaminé hacia casa, sin importar que fuera la hora de comer, tratando de dilucidar si serían las últimas cerezas de la temporada anterior o las primeras de la próxima. 

Las cerezas me trasladan a los veranos en el pueblo, cuando corríamos descalzos por el jardín y trepábamos a los sauces llorones que nos escondían de la vista de los mayores. Al lado, había un cerezo silvestre, enorme. En cuanto reventaba la fecha de las cerezas, las de las ramas próximas al suelo desaparecían en un santiamén. Competíamos: quién comía más, quién se tragaba más güitos o quién los escupía más lejos. Pero la mayor ilusión era desgajar del árbol el ramillete más grande de todos. Apenas nadie conseguía uno que reuniera más de cuatro cerezas y si no lo lográbamos, hacíamos trampas, juntándolas con los dedos por el rabito para que parecieran del mismo grupo.

Hace varios veranos, un rayo abrasó el cerezo en plena tormenta y lo talaron. Los inviernos siguientes, alimentó la chimenea de la casa de los abuelos con los trozos del tronco de la mimosa que planté de chiquita pero ésa, ésa es otra historia.

Anuncios

Comentarios»

1. Marc Roig Tió - enero 4, 2008

¿Cerezas en enero? Vaya, no me extraña que te levantaran el ánimo. En casa también tenemos un cerezo, aunque normalmente siempre estoy fuera en primavera. A ver si por fin dejo de emigrar y me como algunas.

2. Juanan - enero 4, 2008

Eso también pasa, pero queda.

3. Nodisparenalpianista - enero 5, 2008

Las cerezas, las naranjas. La suerte que tenemos.

¿Qué sería de aquél melocotonero?

4. patzarella - enero 5, 2008

Pues unas buenas cerezas sí que se antojan. Lástima que el de casa de tus abuelos esté ahora en la chimenea…

5. Leyre - enero 5, 2008

¡Qué recuerdos!Bonita la historia. Fíjate que me has recordado una historia parecida de mis veranos por Navarra. No sé si eran guindas en vez de cerezas. Besos guindilla!!

6. Mòmo - enero 5, 2008

Espero que no te disguste, pero disfruto mucho con tus ratos de mal humor: siempre encuentras la manera más simpática de despacharlos de un plumazo.

7. am - enero 6, 2008

Ya nos contarás la otra historia, esperaremos. Por lo pronto, esta es muy buena! Saludos!

8. J. - enero 6, 2008

Tiempo de cerezas.

9. ktulu - enero 7, 2008

Marta!! feliz año (que creo que aún no te lo he dicho). me ha llegado tu historia, me he sentido muy identificado, porque algo así me pasó a mí hace unos años, solo que en vez de quemarse el cerezo, se vendió el chalet :(

es una pena, pero seguro que merece la pena al recordar todos los momentos vividos !! sonríe!! =)

10. Miguel - enero 7, 2008

¡Feliz año, Marta! ¡Qué alegría volver al trabajo con cerezas!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: