jump to navigation

Ángel febrero 23, 2008

Posted by Marta in Saco sin fondo.
8 comments

– Me sorprendes cada vez. No sé cómo lo haces, brujita, no lo sé…

– ¿El qué?

– Siempre estás cuando te necesito, cuando necesito a alguien cerca. Y apareces de repente, de la nada. Sin que te llame, sin te lo pida. ¿Cómo lo haces?

– No digas tonterías

– No son tonterías; estoy hablando en serio. Eres como un Ángel de la Guarda

– Te aseguro que si yo fuera un Ángel de la Guarda, les iría mucho mejor a muchas personas

– Entonces será porque eres mi Ángel de la Guarda

  

A %d blogueros les gusta esto: