jump to navigation

Encargo marzo 22, 2008

Posted by Marta in La vida misma.
trackback

– Está siendo muy duro ¿sabes? Y lo peor aún no ha llegado. Tengo miedo. Y además, ahora me he de marchar de nuevo… Mientras esté fuera, ¿me prometes que le apoyarás con toda tu alma?

– Te lo juro

– Sólo era una estúpida pregunta retórica. Sé que lo harás. Llevas haciéndolo toda la vida… Pero cuídamela mucho. Por favor

– No lo dudes

– Gracias -y le abraza fuerte-.

– Oye, ¿has descansado algo? Tú también tienes que cuidarte, lo sabes ¿verdad?

Soy fuerte, tengo fe -las lágrimas empiezan a resbalarle por la cara-. Me encargaré de los demás, de que sufran lo menos posible. Sabré hacerlo bien aunque no pueda evitarles todo el dolor

– Sabrás, seguro que sí

– Y tú, niña… ¿qué hay de ti? ¿A ti, quién te cuida?

– Despreocúpate ¿sí? Yo estoy bien. Me sé cuidar sola – se sonroja y tiembla. Porque miente.

  

Anuncios

Comentarios»

1. a tiza y papel - marzo 24, 2008

Uf, esta historia pinta despedida con dolor!
Feliz Pascua, Marta.

2. nodisparenalpianista - marzo 24, 2008

No es una mentira. Es evitar la preocupación, ¿no?

3. Marta - marzo 27, 2008

Mmmm… Quizá los dos lleveis razón…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: