jump to navigation

Semana Santa 2008 (III): Guapa marzo 23, 2008

Posted by Marta in Bilbao.
trackback

Como un milagro que tú has querido, después del temporal tan bravo, nos has regalado un puñado de rayos de sol y ráfagas de viento. Así, aun con ese frío cortante, te hemos paseado por las calles y a tu paso, esperanzado, Madre, los niños te lanzaban besos y decían ¡guapa, María!

Y al llegar a la plaza, con la mirada puesta en mañana -¡ha resucitado!-, bajo una cortina dura de granizo espeso, la Salve: Reina, Madre, Vida, Dulzura, Esperanza, Señora, Abogada nuestra…

Todos los piropos, pocos; todos pobres y raídos ya, después de los siglos. Pero todos verdaderos, sinceros. Y agradecidos.

  

Madre, Esperanza

(María Santísima de la Esperanza, Cofradía Penitencial del Apóstol Santiago -Bilbao-; Álvarez Duarte, 1991)

  

====

  

  

(Banda de cornetas y tambores, Cofradía Penitencial del Apóstol Santiago -Bilbao-, invitada a Zaragoza a la procesión de Domingo de Resurreción en 2007)

  

    

FELICES PASCUAS

Anuncios

Comentarios»

1. Juanan - marzo 23, 2008

¡Guapa, guapa y guapa, Madre!

Y feliz Pascua, Marta.

2. Néstor - marzo 23, 2008

Emocionado me dejas con tanto piropo que le echáis por la calle. Qué bonito.

3. Leyre - marzo 23, 2008

Felices Pascuas Marta.

Un besazo!!

4. am - marzo 23, 2008

Es que se merece todos esos piropos, verdad? Felices Pascuas!

5. nodisparenalpianista - marzo 24, 2008

Muy bien, Marta!!!!

6. Javi - marzo 24, 2008

Grande Marta!!! La foto es muy bella. Un beso.

7. Fernando - marzo 24, 2008

¿Idealizar y adorar tanto una imagen no es similar a la idolatría del becerro de oro que se adoró mientras Moisés recogía las tablas de la ley?

Pregunto, con todos mis respetos..

8. Marta - marzo 24, 2008

-> No es similar; a ver si me explico convenientemente.

En primer lugar, sólo se adora a Dios. Y en segundo, no se idealiza a una imagen -a un trozo de madera tallado, a un bloque de mármol
cuidadosamente esculpido- sino que lo relevante es lo que representa; en este caso, es la Virgen María, Madre de Dios y Madre de todos los hombres.

Las imágenes ayudan a rezar -que no es cosa distinta que hablar con Dios- porque dan al hombre -limitado e imperfecto- un referente al que mirar, un punto en el que fijar la vista -física- para facilitar la oración y hacer cercana la relación con Dios.

-> ¡¡Felices Pascuas a todooooooooooos!!

9. J. - marzo 24, 2008

Qué bien, Marta. Con esa facilidad con la que estropeamos todo cuanto tocamos, cuánto cuesta aceptar la frescura de María.

Precioso.

10. maria jesus - marzo 25, 2008

!Feliz Pascua! muy bonita la entrada

11. Fernando - marzo 25, 2008

Discrepo en eso de que no se idealiza a la imagen, ya que vivo en Sevilla y sé de primera mano que sí se idealiza.

Por otro lado, me gustaría comentar la diferencia entre el estilo de vida humilde y poco interesado de Jesucristo con las halajas y tesoros con los que cuentan las hermandades y con los que visten a las imágenes. Realmente, bajo mi punto de vista, no representan lo que en ese momento se vivía, ni el mensaje de Jesucristo: paz, amor e igualdad.

Tengo muy cerca la Semana Santa y hay muchas cosas incongruentes en la misma. Será que soy ateo, no lo sé, pero me considero seguidor de ese mensaje de Jesucristo: paz, amor e igualdad.

Saludos y repito: todos mis respetos a vuestras devociones.

12. Maca - marzo 25, 2008

Fernando, yo no conozco personalemente el ambiente de ninguna cofradía, y menos de las sevillanas. Pero sí me gustaría que entendieras -y no sólo respetaras, aunque esto se agradece de veras- que el objetivo de las imágenes del Señor, la Virgen u otros santos que son veneradas en tantos lugares por multitud de fieles no es reflejar el ambiente o estilo de vida de Jesucristo, bien pobre, como destacas, desde su nacimiento hasta su muerte.

Es cierto que de ese estilo de vida tenemos los católicos -y todos los demás- mucho que aprender, aunque a veces no queramos enterarnos por… comodidad. Pero el hecho de enriquecer las imágenes, vasos sagrados e incluso el exterior e interior de capillas, iglesias y oratorios dedicados al culto, no pretende eso. Es, simplemente, una muestra de cariño sincero, de auténtico agradecimiento. Porque -supongo que estarás conmigo- cualquier persona que quiere a otra siente deseos de darle lo mejor que esté en su mano. Y si esa persona a la que se quiere es pobre, con más razón. Y si resulta que esa persona pobre es, además, el mismo Dios… ¿cómo no devolverle con lo mejor que nosotros tenemos esa Cruz, ese dolor, esa pobreza que tanto aprecias y con la que nos quiso alcanzar para siempre el Cielo -lo mejor que Él tenía-? Es, por tanto, una manera de agradecerle el amor que nos ha mostrado al hacerse pobre, al expiar nuestra culpa. Es nuestra respuesta -espontánea, natural, humana- a ese mensaje suyo que tú señalas. Porque “amor, con amor se paga”.

Y, en cuanto a la “idealización”… ¿no se idealiza también a la persona de la que uno se enamora? Es cierto que a veces nos pasamos. Pero siempre sin olvidar que la Macarena puede ser más o menos guapa -según los gustos- pero que a la que llamamos y veneramos como tal -¡guapa!- no es a la simple imagen, sino a la auténtica María, Madre de Cristo. ¿Y si Ella, “la de verdad”, no era guapa? Bueno, es difícil pensar que Dios no hiciera guapa a su madre, porque cualquiera lo haría. Pero aunque no fuera guapa de cara… de alma, por dentro, ¡¡guapa, guapa, guapa!! Y eso no hay quien lo niegue, ¿no? Ni aunque se le considerase un mero “personaje de ficción”. Suficiente con admirarnos de su porte en los Evangelios. Una auténtica “Señora”.

A veces los fieles -que seguimos siendo humanos, con defectos como cualquiera- seremos incongruentes. Por debilidad, por falta de formación, por dejarnos llevar por el sentimentalismo… ¡qué se yo! Pero tampoco olvides que por eso precisamente, por ser humanos, necesitamos mostrar con este lenguaje lo que sentimos y creemos. Que éstas son formas -por lo demás, variables con el tiempo y las culturas- de manifestar agradecimiento y cariño, devoción.

13. Maca - marzo 25, 2008

Marta: tres párrafos redondos. Un diez por la forma y por el fondo. ¡Así me gusta!

14. Fernando - marzo 26, 2008

Para Macarena:
Intento entenderos pero bajo mi punto de vista no-creyente me es complicado ya que me aferro al materialismo más puro, la praxis más eficiente para solucionar los problemas que el Dios en el que creeis le gustaría que solucionásemos. Porque, ¿cuál es el objetivo de que -según el cristianismo- llegase Jesucristo?, ¿no es acaso el que nos amásemos entre nosotros y lográsemos un mundo más justo?, ¿no es eso más primordial que alabar y llenar de regalos a símbolos de Dios?. Si yo creyese en Dios, seguro que seguiría pensando que es mejor dar la mitad que uno tiene al pobre que está al lado que sólo darle una pequeña parte y que el resto vaya a las iglesias, imágenes y demás símbolos religiosos para seguir llenándolos de tesoros y alhajas.

Saludos.

15. Nodisparenalpianista - marzo 27, 2008

Maca, lo has explicado de maravilla y ha quedado muy claro.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: