jump to navigation

Costura marzo 31, 2008

Posted by Marta in La vida misma.
11 comments

Hoy, su paz pende de un hilo -de uno solo, uno y muy fino- y yo no encuentro la bobina exacta ni el color adecuado ni agujas ni alfileres para prendérsela al alma con la fuerza de antes.

Tengo un costurero lleno -lleno- de recursos escasos, vacío de instrumentos útiles. Y en la tienda no venden los que me faltan.

Retales, lanas, parches, ganchillos, cintas, botones… ¿Qué tal unos corchetes? Si, quizá valgan los corchetes.

No te preocupes.

Algo se me ocurrirá.

Se me tiene que ocurrir.

  

A %d blogueros les gusta esto: