jump to navigation

Intemporal junio 16, 2008

Posted by Marta in Jukebox.
trackback

  

Aquel junio llegó tarde. Pero llegó cuando el calendario fingía haberse detenido para siempre entre el final de mayo y algún momento irreal al margen de los días.

 

Llegó junio con el viento norte soplando de cara. Con mar de fondo. Llegó con largas tardes de sol poniente, pintando el cielo de colores imposibles. Con libros de páginas viejas. Junio tardío y perezoso: parecía que no acabaría nunca y sin embargo, se terminó demasiado pronto.

 

Se terminó, abriendo una brecha profunda, y el verano fue frío y lluvioso. Muy frío para ser verano, mucho incluso para haber sido invierno. Los días se mezclaban con otros días, con las noches, con las fiestas, con las ausencias. Todo sonaba igual, masa uniforme de tiempo, lugar y compañía.

 

Pero, en algún instante inidentificable, como si hubiera estallado en mil pedazos la campana de cristal de un reloj de arena que se desparrama, el tiempo volvió a ser tiempo; los colores, a brillar con matices y texturas y el zumbido, constante y monótono, recuperó el infinito abanico de ruidos, susurros y secretos.

 

 

– ¿Y… qué significa todo eso?

– Nada

– ¿Nada? Vamos, nunca cuentas algo que no signifique nada

– Nada. Nada más que lo que significa 

– ¿Sabes? A veces no te entiendo

– No te preocupes… La mayoría de las veces, ni siquiera yo consigo entenderme

  

  

  

  

  

Anuncios

Comentarios»

1. J. - junio 16, 2008

Quizá tampoco sea necesario entender todo, o casi todo. Basta con apenas casi nada…

2. Néstor - junio 16, 2008

Es cierto que nunca cuentas nada que no signifique algo… Pero es que esto significa mucho.
Muy bien complementado con el “wish you were here”.

3. Leyre - junio 16, 2008

Toma esa.Nos entendemos Marta, nos entendemos.

4. Nodisparenalpianista - junio 16, 2008

Jo, Marta, pero qué chulada. Suena como el pobre Syd. Estaba allí, siempree volvía, aunque nadie supiese dónde estaba. Como un mayo que se nos quedó grapado en la memoria o como las tardes de color naranja que se escapan a la vuelta de una esquina, tal vez la de algún vienés.

5. maria - junio 16, 2008

Me gusta, me gusta… y, como bien dice néstor, dices, dices mucho!

6. a tiza y papel - junio 16, 2008

Qué bueno Marta! Con esta guinda te has salido, mona…

7. futuro bloguero - junio 17, 2008

How I wish, how I Wish you were here…

Me hiciste pensar en la Rubia…

besos de “Rodríguez”

8. maria jesus - junio 17, 2008

Me gusta y me parece que dices bastante y bien dicho. Saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: