jump to navigation

París, detalle (IV) septiembre 10, 2008

Posted by Marta in Huidas, escapadas y otras cobardías.
trackback

 

Antes fueron parte de ella. De la tierra y de sus entrañas. De las montañas, del suelo. Sólo un bloque de piedra dura, fría y rígida, confundido en una masa uniforme de piedra, piedra y tierra.

 

 

Pudo ser hace más de dos mil años. Hace mil o hace doscientos. Pero hubo magia en la pericia del cantero y en la mano áspera y ajada del artista quien, con martillo ágil y cincel certero, moldeó el pétreo material hasta darle una presencia y expresión tales, que bien parece podría tener vida.

 

 

Y a pesar de que esos cuerpos nacieron inmóviles, aunque así permanecerán hasta el fin de los tiempos, fue la viveza del escultor, su elegancia y su sabiduría, su visión de la belleza, las que lograron que un hombre -solamente un hombre- sometiera a su antojo la ausencia de forma en un fragmento de mundo.

 

Anuncios

Comentarios»

1. Néstor - septiembre 10, 2008

Son verdaderamente eternas. Y eternamente jóvenes. ¡Qué maravilla!

2. maria - septiembre 10, 2008

y que envidia, no? ya me gustaria a mi darle esas formas a unas piedras frias y conseguir que dejen de ser frias e inertes, para convertirse en eso!. que envidia! y tu, que sabes verlo tan bien!

3. Nodisparenalpianista - septiembre 10, 2008

¿Y los dos esclavos de Miguel Angel qué??????

4. dulcinea - septiembre 10, 2008

Me encandila más la pintura que la escultura. Pero la Victoria de Samotracia es una de mis preferidas. Parece de verdad que el viento le viene de cara. !Qué belleza! De las mejores piezas que tiene el Louvre.

5. Juanluís - septiembre 10, 2008

Cuando algo tan inefable lo narras así de bonito… Como escribe un buen periodista: “mármol que te quiero mármol”, para coger el cincel y esculpir las letras. Y ahora que el detalle son estatuas, ¿no visitaste el museo de Rodin?

6. Leyre - septiembre 11, 2008

¡Qué trozo de arte nos has regalado! Muchas gracias Marta!si todos los libros de arte fueran como este trocito, me los comía con patatas.

¡Un abrazooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!

7. dulcinea - septiembre 11, 2008

Que me he fijado bien, y ahora que pienso, salvo que yo tengo dos brazos, no hago toples, y no soy de piedra, soy clavadita a la primera foto de la izquierda, la Venus de Milo ;)

8. dulcinea - septiembre 11, 2008

Clavadita en el tipazo, quiero decir.

9. Futblo - septiembre 11, 2008

Saludos desde mi ausencia.

Me ha gustado mucho la anterior entrada, la de Trae, y por supuesto la serie parisina.

Vuelvo a estar por estos barrios.

Besos

10. a tiza y papel - septiembre 11, 2008

Si ésa era la quilla, cómo sería el barco! Sería un navío español, sin duda. Claro que los de Napoleón y los de Nelson son un poco manguis…

11. J. - septiembre 11, 2008

Vale. Todo esto está muy bien. Pero tu y yo sabemos que nada como el museo de Bellas Artes de Bilbao. Los miércoles.

=P

Sigue contándonos. Está increíble tu París.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: