jump to navigation

Uno septiembre 30, 2008

Posted by Marta in Bilbao.
8 comments

 

Acabó el verano y, como cada fin de verano, regresó la rutina que por eso es rutina. Los niños volvieron al colegio, los mayores al trabajo, como cada septiembre. Los días parecían haberse adaptado con firmeza al nuevo curso y se fueron acortando, enfriando y ensombreciendo, como cada otoño.

 

Había empezado la liga. Una noche les vimos perder otra vez en un bar de siempre, entre cerveza y patatas fritas. Y alguna que otra copa. Y cerraron el bar y se nos hizo tarde y fue duro hasta empujar la puerta del portal -algo tan estúpido como empujar una puerta- sabiendo que era casi la última vez.

 

Una Elósegui, lección magistral -ante el espejo- de ese hombre sabio y sereno que tantas veces nos enseña, nos hace reír y pensar. Palabras, promesas, recuerdos, proyectos, lágrimas escondidas… Abrazos.

 

Domingo, 30 de septiembre. Se paró la costumbre en un aeropuerto. Se rompió lo diario sobre el Mediterráneo. Un viaje, maletas llenas, corazón de mudanza. Un país diferente, una ciudad familiarmente desconocida. Y así fue que te fuiste y estrenaste una nueva vida, la misma de antes, igual pero distinta.

 

Un año nada más. ¿Cuánto es eso? Demasiado mucho apenas nada. Nada. Aquí siempre, aquí, cerca a pesar de que sea lejos y nunca, nunca tarde.

 

[Ya queda menos. ¿Cuánto? Menos. Que no es poco ¿verdad?]

 

A %d blogueros les gusta esto: