jump to navigation

París, detalle (VII) octubre 2, 2008

Posted by Marta in Huidas, escapadas y otras cobardías.
trackback

 

Nos ocurrió varias veces. Una más, la última, de camino al aeropuerto.

 

Subimos al tren en la Gare du Nord. Había tanta gente que apenas cabíamos en el vagón. Entre los empujones, me sujeté como pude a la barra central del pasillo y fue entonces cuando caí en la cuenta, con divertido asombro, de que tan solo había dos manos blancas asidas a ella: la de Verónica y la mía.

 

Todos los viajeros, todos salvo nosotras, eran negros. Hombres, mujeres y niños. Y a nadie más que a nosotras pareció extrañarle.

 

Me sorprendí riendo al sentirme, por primera vez en la vida, realmente pálida y desteñida.

 

En el otro extremo del vagón, un chico cantaba country con voz rasgada, tocando la guitarra, colgada del cuello. El mejor country que he escuchado nunca. Acunadas por el suave swing del tren y embobadas con las canciones de aquel chico, dos sombras blancas sonrientes estuvieron tentadas de no bajarse al llegar a su estación.

 

[Fin del trayecto]

 

Anuncios

Comentarios»

1. Nodisparenalpianista - octubre 2, 2008

Eso nos ocurrió yendo hacia Montmartre. Y por la calle igual. De hecho, por aqui también ocurre, aunque no exacto: ser los dos, tres únicos blancos del vagón en un popurrí de razas, colores y, desgraciadamente, olores.
Aunque para música, los vacilones que montan la pachanga en la Circumvesubiana, el personal coreando y bailando. De película, pero de verdad.

2. dulcinea - octubre 2, 2008

Sí, el metro de París es así. Tuviste suerte de no ver las ratas que corren por las estaciones, especialmente en la estación de Saint Germain. Parecen gatos.

3. Nodisparenalpianista - octubre 2, 2008

Joer, y aún nos gusta (con moderacion que luego no nos dejan volver a Roma).
Por algo será.

Por otra parte, Marta, ni pensarlo. Nada de fin del trayecto. Sigue o te liamos una buena. París seguro que da para mucho más.

4. J. - octubre 2, 2008

No quería que París se acabase nunca. Está bien sentirse negro, de vez en cuando, aunque sea siendo uno más blanco que nunca.

5. Néstor - octubre 3, 2008

¿Cómo que fin del trayecto? ¡Pero si no nos has contado nada! Sigue, por favor, un poco más.

6. maria - octubre 3, 2008

nonononononoyno, nada de fin de trayecto! sigue….

7. maria - octubre 3, 2008

por cierto ¡¿¿¿no grabaste al chico con el movil????? si todo lo que te gusta y te hace gracia lo captas con tu movil!!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: