jump to navigation

Aún sur octubre 19, 2008

Posted by Marta in Bilbao.
10 comments

 

Un día más amanece con viento sur. Ya son tantos que he perdido la cuenta. Como suele ocurrir cada octubre.

 

 

Y el cielo se levanta arrebolado cuando el sol clarea, madrugador, y las nubes se arremolinan a su albedrío como preludio de otra mañana envuelta en locas corrientes; de una tarde silbante entre calles; de una noche templada y serena.

 

Son preciosos los días de viento sur y curiosa la locura que desatan. La claridad que dejan en el aire permite ver el horizonte aún más lejano. Se puede leer en la terraza, sin frío. Hay jolgorio en la calle y apetecen los paseos por la ribera, con el pelo enredado.

 

Es el viento de las castañas, como cada otoño, que sopla fuerte y por doquier, lanzando contra el suelo, en los parques, en los bosques, los erizos que penden de las ramas de los castaños. Y caen con violencia desde la altura que los sostiene para que los cazadores de ese pequeño tesoro, en las tardes de oscuridad temprana, cuando aún no nos hemos terminado de acostumbrar a la falta de luz, desbaraten la protección de las castañas y, con los dedos pinchados, llenen sus bolsillos y vuelvan a casa dispuestos a asarlas del modo que, quizá, les enseñó la abuela.

 

Pronto será el frío nordeste, el viento gallego, el que se encargue de proseguir y finalizar esa tarea. El que nos recuerde que hace falta una manta más y que conviene llevar bufanda al aventurarnos fuera de casa.

 

Pero mientras tanto, sopla el sur, trae ecos y aromas de verano y susurra, quedamente, al oído…

 

A %d blogueros les gusta esto: