jump to navigation

Compañeros poetas octubre 21, 2008

Posted by Marta in Jukebox.
trackback

 

Un día cada varios meses recuperan un reducto de su juventud y, durante unas cuantas horas, desenvuelven el ayer, discuten el hoy y vislumbran el mañana.

 

El artista con su permanente aire soñador e inconsciente y su amigo, a quien siempre ha tenido por responsable, puntual y ordenado aunque sólo lo fuera por comparación directa con él. Pero ambos con su innata rebeldía, la que les ha llevado hasta donde están y de la que algunos tenemos la suerte de aprender.

 

 

La última vez pasaron por una librería antes de despedirse.

 

– Ayúdame a elegir un libro

 

Pero salió de la tienda con dos.

 

– Toma, éste es para ti.

 

Y antes de dárselo:

 

– ¿Llevas encima el portaminas que te regalé? -un portaminas, de madera negra, grafito grueso y escritura firme-.

 

Siempre lo lleva encima.

 

Y en un momento, sobre la primera página, trazó un dibujo precioso, de un chaflán ya mítico, la puerta de un bar y el esbozo de un hombre con pajarita. Después escribió algo sencillo, bonito y franco, le dio un golpe en la espalda y se despidieron hasta la próxima.

 

Y en esas líneas grises, aparentemente simples pero profundamente complejas, quedaron atrapados, invisibles, recuerdos y aventuras de una vida. La revolución por hallar un sitio en el mundo; el teatro y la poesía; las horas muertas en casa de los abuelos, fumando y escupiendo penas por la ventana, sobre la ciudad vieja. Las carreras delante de la policía. La universidad. Y el maravilloso verano del 78 cuando, embarcados en el “Playa Girón” y sobre su cubierta, buscaban un adjetivo, la armonía, respuestas, mientras comenzaba a despuntar el momento de dar un paso adelante que separaría sus caminos pero no la amistad que tantas lecciones -hermosas y radicales- nos ha dado.

 

 

 

Anuncios

Comentarios»

1. dulcinea - octubre 21, 2008

Qué bonito es que te regalen un libro. Y qué difícil es escogerlo para regalar.

2. futblo - octubre 21, 2008

Compañeros de historia,
tomando en cuenta lo implacable
que debe ser la verdad, quisiera preguntar
—me urge tanto—,
¿qué debiera decir, qué fronteras debo respetar?

Besos

3. maria - octubre 21, 2008

playa girón! me encantaba de pequeña y se me había olvidado!!! gracias por recordármelo!

Un libro es un buen regalo, la gente que es lista y buena y simpática y guapa y mil cosas más regala libros!!! juajuajua ;)

4. myriam - octubre 21, 2008

Creo que un libro es uno de los mejores regalos.
La cación es muy buena.

5. Leyre - octubre 22, 2008

Si algun día te atrevieras a escribir uno, sería la primera en regalarlo. Un abrazooo artista.

6. J. - octubre 22, 2008

Sólo hay una cosa mejor que los libros -diría uno de ellos-: hablar de libros.

Y Qué magistral el último párrafo, marta.

7. maria jesus - octubre 23, 2008

Me has recordado el Café Gijón, con sus artistas veteranos discutiendo verdades y su aire retro y fronterizo.
Los libros el mejor regalo. Un libro dedicado es como jugar al poker y perder

8. Nodisparenalpianista - octubre 23, 2008

Jo Marta, pero qué chulada.
Lo tuyo. La canción de jipis no me mola nada. Así somos los asaltametros…

9. Carlos - octubre 31, 2008

http://www.100cuentos.blogspot.com

Quieres entrar/participar?. Publicamos cuentos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: