jump to navigation

Navidad 2008 diciembre 24, 2008

Posted by Marta in La vida misma.
18 comments

 

Que celebremos contentos el Nacimiento del Niño Jesús y pasemos estos días cerca de Belén, contemplando este Misterio tan hermoso, sin perder de vista su sentido profundo y verdadero.

 

Que llevemos ante el Portal a todos los que queremos, a los que están cerca, a los de lejos y a los que ya se fueron, que nos acompañan desde Arriba, nos cuidan y nos alientan. A los que más sufren y a los que nos necesitan. A grandes y pequeños, conocidos y desconocidos.

 

Que todo lo que venga después, el año nuevo, esté cargado de esperanza, ilusiones y grandes proyectos; de la fuerza necesaria para cumplirlos y de un ánimo arrollador para ser cada día un poco mejores.

 

navidad-mingote

Feliz Navidad. Feliz 2009.

 

 

[ Mingote para la Real Academia Española.
Y claro, esto en especial para el Pianista ]

 

Casualidades diciembre 23, 2008

Posted by Marta in Jukebox.
2 comments

Algunas historias se repiten más o menos: denominador común y variaciones.

Hoy, exactamente un año después. 

quique 23dic07 

 

Lo que pase luego, no me importa. Cómo me levantaré mañana, no lo sé. Quizá ni siquiera me acueste.

 

A veces me comporto como una irresponsable.

 

Casi siempre me preocupa pero, en ocasiones -unas pocas-, me da completamente igual. 

 

Es el caso y no pienso disculparme.
 

Santo Tomás 08 diciembre 21, 2008

Posted by Marta in Bilbao.
6 comments

 

Ayer fue el primer día de sol, después de casi dos meses grises, fríos y lluviosos. Dicen que ha vuelto a llover como hace años que no llovía. Ese agua leve, como vaporizada, pero compacta y constante que engaña a cualquiera: no se le oye caer, no se le siente mojar, no hasta que uno ya está empapado.

 

Sin embargo, ayer se levantó un día precioso, aunque fresco, para iluminar la feria de Santo Tomás que fue alegre y bulliciosa, más que otras veces -si cabe-, con la música de siempre, los puestos con sus toldos coloridos y la gente contenta, de un lado a otro.

 

sto-tomas-08

 

Cuando apareció aquel buey enorme, los niños se quedaron boquiabiertos contemplando a la bestia que se paseaba plácidamente por el Arenal, mientras el boyero le guiaba del ronzal. Llevaba el animal al cuello campanitas que hacían un ruido bonito a cada paso despacioso que daba. Y el buey miraba a todos lados con poco interés, sin hacerse cargo de que le veían convertido en chuleta, su dueño el primero, que le exhibía orgulloso con ese fin.

 

Sólo hay una cosa mejor en el día de Santo Tomás que disfrutar de la feria: enseñársela a los que vienen de visita para que la disfruten también. Y en eso consistió la mañana. En brincar de puesto en puesto, curioseando y husmeando en cada rincón.

 

Él, que no había estado nunca, miraba con asombro las enormes redes de caracoles. El pan de maíz, tan amarillo. Los botes de mermelada que hacen en un caserío de Mungia. La miel y la cera de los panales. El queso de oveja de Axpe. Los niños vestidos de pastores. Las neskitas de arrantzales. Miraba y sacaba fotografías. Es la cámara de mi hermano. Me la prestó para ir a la India en verano y aún no se la he devuelto. La Plaza Nueva. Las calles atestadas. El paseo de la ría. Una más desde el puente. Obligatorio: talo con chorizo y sidra.

 

Lo de siempre en buena compañía puede ser nuevo cada vez. Pero, inevitablemente, tiene final. -Hasta pronto. – Sí. Y mientras, cuídate. -Tú más.

  

[ Bórralo de la lista de los planes pendientes.

Anótalo en la de los que hay que repetir. ]

 

Felicidades diciembre 17, 2008

Posted by Marta in La vida misma.
7 comments

 

Qué decirte hoy si estás triste. Felicidades. Y me escucharás al otro lado del teléfono y pensarás: un estúpido día de cumpleaños ¿qué importa eso ahora? Y te diré que importa porque la vida no se detiene para nadie. Porque continúa levantándose cada mañana y cayendo el día a última hora. Hay trabajo que hacer, y frío del que abrigarse, y nieve traidora que sepulta tu calle. Y mucho dolor y muchas más cosas buenas. Porque, gracias a Dios, casi todo lo terrenal es relativo.

 

Los problemas se disuelven con lágrimas. En vasos de agua o en baños de espuma. En el mar. En tazas de café humeante. En jarras de cerveza. En copas con hielo. En carcajadas.

 

Las preocupaciones se funde al calor de la chimenea. En un cazo, al fuego de la chapa, haciendo chocolate. Con una conversación sincera. Al amparo de un abrazo.

 

Sólo son formas y maneras.

 
El tiempo va curando heridas: pronto o tarde, rápida o lentamente, según su profundidad. Empaña con olvido las más cruentas. Demuestra que se puede aprender a sobrevivir.

El sufrimiento curte. Llorar ayuda. Los amigos también. Y los años enseñan que es mejor no repetir lo malo, intentar cada día lo bueno y nunca -nunca- perder la esperanza.

 

felicidades

 

Qué decirte hoy. Muchísimas felicidades. Qué bueno que viniste. Y a celebrarlo, por supuesto. Porque cada año -¡cada día!- sólo se viven una vez en la vida. Y es una bendición poder disfrutarlos y también un deber agotarlos.

 

Fragilidad diciembre 15, 2008

Posted by Marta in La vida misma.
7 comments

Furioso, con los ojos enrojecidos, el niño miró a su padre y, con una voz tan dura que bien parecía metálica, le espetó: no me mientas, no me vuelvas a mentir en tu vida. Y su padre temblaba sin saber qué hacer. Temeroso, quiso secarle las lágrimas al chaval con las manos torpes pero él movió bruscamente la cabeza para evitarlo. Aquel hombre grande, ahora derrotado, triste y acobardado, alzó en sus brazos los ocho años de su hijo mientras éste se revolvía con rabia. Lo alzó y lo apretó contra sí con las pocas fuerzas que le quedaban.

Lo siento -balbuceaba entre el llanto-. Lo siento. Yo no lo sé hacer, no como lo hacía tu madre

 

Y en ese abrazo, se disolvió su ira.

 

A %d blogueros les gusta esto: