jump to navigation

Juicio (II) diciembre 3, 2008

Posted by Marta in La toga como disfraz.
trackback

Cuentan que ocurrió en un juzgado de Gernika: que el abogado demandante llamó a su primer testigo, una señora de avanzada edad, natural de Bermeo y que comenzó el interrogatorio preguntándole:

 

Agui`re anderea (Sra. Aguirre), ¿usted me conoce?

 

– Pues claro, txo. Claro que te conosco. Conosco desde que eras umetxo. Francamente, desilusionado me has. Ganorabako. Mientes, engañas a la mujer, andas con putas, manipulas a las gentes y dises cosas malas de ellas a las espaldas. Gixajo. Crees que persona importante eres, cuando no tienes inteligensia suficiente ni para barrendero. Bai, por sierto, que te conosco

 

Él se quedó petrificado, sin saber qué hacer. Y después de intentar recuperar el aliento por unos segundos que se le antojaron eternos, apuntó hacia el otro extremo de la sala y preguntó:

 

Agui`re anderea, ¿conoce al letrado contrario?

 

Bai, por sierto, conosco be bai al otro abogado. Y también desde txikitan. Es flojo, le da a la pitarra, anda siempre en peleas. Es un abogado malo, malo. Le disen “Hecatombe”. Es putero conosido en todo el pueblo y las gentes cuentan que anda con mujeres de otro. Y mire, señor abogado, no sea sinsorgo, que una es la suya. ¡Claro, comemos en casa pero picamos fuera! Sí, pues, conosco

 

El primero, en estado de shock, trató de pensar un momento y cuando se proponía hacer la siguiente pregunta, el juez le interrumpió pidiendo a los dos letrados que se acercaran inmediatamente al estrado. Apagó el micrófono e inclinando la cabeza, con voz muy tenue, les advirtió:

 

– Si a alguno de los dos se les ocurre preguntar a la vieja si me conoce ¡les juro que se pudren en la cárcel!

 

Ayer tuve juicio en Gernika. Por suerte, no sucedió nada parecido y las cosas salieron razonablemente bien. Después, paseé por el pueblo porque me gusta muchísimo, con la cara tras el pañuelo, enrollado al cuello tres vueltas, las manos enguantadas y la chaqueta cerrada hasta arriba. Cero grados. Nubes blancas y espesas. Algún rayo de sol tímido colándose a duras penas entre la niebla pegada a ras de suelo. Un par de vueltas en torno al árbol y una visita a Santa María, desde la puerta, porque estaba cerrada. Para darle las gracias.

 

Anuncios

Comentarios»

1. Marc Roig Tió - diciembre 3, 2008

Yo fui el la primavera pasada para correr el duatlón, pero por allí hay mucha cuesta y me paré en el tramo de bici. El público, no obstante, de lo mejor que me he encontrado nunca en una competición. Y del juicio… no tenía ni idea pero habrá que andarse con cuidado, jeje.

2. Leyre - diciembre 3, 2008

Qué bonito es Gernika, a mi me encanta también. Me alegro de que las cosas hayan salido bien. Y la hitoriaaa de muerteeee andretxoooo!!
jajajaj

¡Muchos muxus!

3. luisa - diciembre 3, 2008

Hay juicios que superan la ficción.
Un beso

4. Dulcinea - diciembre 3, 2008

Pero lo que cuentas ¿es una historia cierta o un cuentecillo? Me parece insólito. Aunque la verdad es que la realidad supera la ficción.

Me alegra que te fuera bien el juicio. Y que disfrutaras. Qué pena que las Iglesias no puedan estar siempre abiertas, como estaban antes. En fín, lo importante de tu visita estuvo en tu intención.

5. Juanluís - diciembre 3, 2008

Jejeje, el Juez se curó en salud viendo venir a la buena señora. Yo, q en juicios, de momento, de mirón ando, me lo paso muy bien con los gestos, las miradas, las muecas, las sorpresas… En fin, una función de entrada libre. Me alegro de q fuera “razonablemente bien”.

6. Nodisparenalpianista - diciembre 4, 2008

Oye, ¿la agüelica no sería Oteiza disfrazado? Porque hablaba igual el tío y tenía la misma mala uva, juajuajua.
Bien por tu buen juicio y por tu paseo.

7. Macca - diciembre 4, 2008

¿A Pol le callas la boquita y a la Aguirre no? Ejém, ejém… Así que en Gernika. Podías haber saludado a los tíos, les habría hecho ilusión. Ellos algo te conosen a ti, de txikita… Menos mal que no traes mala reputasión, pues.

8. Myriam - diciembre 4, 2008

Muy bien escrito, estoy con Dulcinea, que pena que las Iglesias no estén simepre abierta, y enhorabuna por lo del juicio.

9. J. - diciembre 4, 2008

Gernika es un pueblo raro e inaccesible del que tengo muy buenos recuerdos. Tuve mi momento de gloria en el Teatro Liceo. Hice una Performance.

¿Son en el teatro también los juicios?

=P

Besote!

10. maria - diciembre 4, 2008

“Gixajo”… no se lo que significa, pero me gusta. Me gusta mucho. Creo que cuando quiera insultar a alguien le diré eso: “Gixajo”!, asi a bocajarro. Me gusta!

Gracias por la historieta!, me he reido mucho!!

11. maria - diciembre 5, 2008

ja!!! te toca a ti la siguiente entrada!!! te la adjudico!

12. maria jesus - diciembre 6, 2008

Me gustó Guernica, no tenia idea que hiciera tanto frío, aunque ultimamente parece que el planeta se esta helando y no calentando y todavia no hemos llegado al invierno ¿se habran equivocado los del cambio climático?

13. Juicio en Gernika | vagón-bar - diciembre 23, 2008

[…] Copio de Ardiendo a un clavo: […]

14. nacho - enero 5, 2009

jaaaaaaaaj!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: