jump to navigation

La diferencia enero 13, 2009

Posted by Marta in La toga como disfraz.
trackback

Me encuentro a menudo con C. y siempre se interesa por mis avances vestida de toga, me echa un cable cuando lo necesito y me tranquiliza mucho contándome chismes y anécdotas. Así les quita un poco de hierro a los asuntos, el suficiente para que yo entre en sala con una aceptable dosis de aplomo, ánimo y optimismo, sin importar a qué lado del juez vaya a sentarme.
 
Algunos días me toca compartir con él las esperas en la puerta del juzgado. Y entonces no me molesta que la mañana vaya retrasada. Nos lo pasamos bien.

– ¿Cómo sigues?
 
Hablamos de todo durante un rato y nos reímos de la burocracia, de los nervios y de los agobios. Hace poco, un ejemplo:
 
– Tú no te apures –me dijo-. ¡A mí me pasa después de diez años! A veces se me seca la garganta y noto que se me corta la respiración. Y después, cuando todo termina y se va la presión, vuelvo a la oficina con las piernas temblonas… Hace unos meses tuve una vista con un veterano de la profesión y me decía “eso te pasa porque de verdad te sigue importando lo que ocurre dentro de la sala”. Así que ya ves, tiene su lado positivo
 

A los pocos días me topé con R., que es compañera de C. pero no se parecen en nada. Peor para ella -suelo pensar- aunque conmigo siempre ha sido amable.

– Hace cuánto que no te veía, ¿qué tal todo?
– Bien… – le conté un poco.
– ¿Y no te llevas malos ratos en los juicios?
– Pues sí, claro. Fatales
– Mira, chica, ni te preocupes. Eso se te pasa volando. En cuanto deje de importarte lo que sucede ahí dentro

 

No hace falta añadir nada para apreciar la diferencia. A mí me gustan las personas como C. que se sienten verdaderamente responsables de lo que hacen. Muchas veces, el resultado no depende de uno. Al menos, no totalmente. Pero el propio trabajo y la propia actitud son fundamentales para hacer las cosas bien en cualquier profesión y en la vida. Aunque su curso se tuerza en ocasiones, en más de las que nos gustaría. Ya nos encargaremos entonces de enderezar el rumbo.

 

 

 

 

Anuncios

Comentarios»

1. am - enero 13, 2009

C y tú tienen un enfoque más humano y aunque se sufra más, seguramente encontrarán mayor satisfacción cuando se consiguen avances. A mí me lo decía mucho mi papá, cuando me daba pánico escénico con alguna presentación en la escuela, que los nervios muchas veces están porque se tiene el interés por hacer las cosas bien.

Ánimo!!!

2. J. - enero 13, 2009

Ya sólo espero cometer un delito en Bilbao.

3. Juanan - enero 13, 2009

Que no se te pase.

4. nestor - enero 13, 2009

Plas, plas, plas… Yo -como J.- me iré a Bilbao a delinquir solo para lograr que me defiendas.

5. Juanluís - enero 13, 2009

Ciertamente, el buen abogado debe fundirse en uno con su cliente (con nombre y corazón que late) y alegrarse o padecer en los éxitos y en las derrotas -o cuando se tuerce el rumbo-. Así me gustaría llegar a ser.

6. maria - enero 13, 2009

y yo que estaba esperando a que comentara nestor, que es otro como C y como tu… y me suelta algo asi… jajajajaja

7. nacho - enero 14, 2009

buf, que envidia me das por estar en salas!

8. Nodisparenalpianista - enero 14, 2009

Jo. 50% de posibilidades de acierto escogiendo. Y de error.
Da miedo que la justicia de miedo. Abogados (buenos) a mi!!!

9. Altea - enero 15, 2009

Así que es ése el secreto. A partir de ahora, para todos mis delitos, buscaré un abogado más bien nerviosillo. Será buen indicio.

10. Silvia - enero 15, 2009

Hola Marta, acabo de descubrir tu blog. Felicidades por este post!

11. Luisa - enero 15, 2009

A buen…pocas…
Por si te sirve de algo Marta, a mi me sigue gustando la diferencia.Y llevo más de 20 años dentro de la Sala,sin toga,sin toga, pero en Sala.

12. maria jesus - enero 16, 2009

Por favor..La tarjeta de C o la tuya..por si las flowers

13. nestor - enero 16, 2009

La sala es una de las mejores pruebas para un abogado. Nunca te acostumbras (quien lo diga miente): siempre me tiembla el pulso. Y al salir siempre dudo, silencioso, si he hecho todo lo que he podido. Y siempre [siempre, siempre] recuerdo las cosas que me he dejado en el tintero.
Así es esto. No te acostumbres, Marta.

14. dulcineabulla - enero 17, 2009

Consuela saber que todos los abogados no son iguales. Ahora faltaría que con los jueces pasara lo mismo.

15. Myriam - enero 20, 2009

Lo que cuentas es lo que marca la diferencia entre un profesional y un … bueno me alegro de que tu sigas preocupandote ¡enhorabuana por ello!

16. Myriam - enero 20, 2009

Yo queria decir ¡enhorabuena!, que habilidad, que habilidad ja ja


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: