jump to navigation

Para Gina febrero 26, 2009

Posted by Marta in La vida misma.
10 comments

 

Cuando descolgué el teléfono y escuché su voz entrecortada, supe que Gina había recibido puntualmente su regalo de cumpleaños. Le felicité y le pasé el teléfono a mi hermano.

 

– Gracias… yo… no… no me lo esperaba…

 

– Me lo pediste y te dije que lo haría…

 

– Sí, pero… no tenías por qué… Cómo… cómo iba a pensar que… que te acordarías… Ha pasado… medio año…

 

– ¡Cómo iba a olvidarme! Dije que lo haría. Por tu cumpleaños. Prometer algo que después no se va a cumplir es… es de lo más estúpido… Estúpido y ruin…

 

Hablaron mucho tiempo. Nano se reía en la habitación de al lado. Después, cada uno en su lugar, colgó el teléfono con una sonrisa de orgullo y honda satisfacción. Él, por haberle dado a Gina una alegría acordándose de pintar para ella su regalo y enviándoselo por sorpresa. Ella, agradecida, pensando cuál sería el lugar perfecto para colgarlo. Donde haya buena luz y todos puedan mirarlo. Sí, que puedan mirarlo pero sin confundirlo con los de papá y mamá… A los cuadros, como a los amigos, hay que ponerlos siempre a la luz más favorable. Para que todos puedan verlos y verlos bien.

 

4-gina

 

No hay que examinar a los buenos amigos porque están constantemente aprobando con la nota más alta. Tampoco se examina la confianza que depositamos en ellos ni la que ellos depositan en nosotros. Simplemente se valora como un tesoro porque existe.

 

Uno no suele recordar cuándo empezó a confiar en la palabra del otro. Le basta con saber que puede hacerlo y lo hace. Pero hay veces que la vida nos da una muestra brillante del porqué. Y si en las cosas más pequeñas, el cariño, la palabra, los detalles, las promesas cumplidas… le llenan a uno de alegría, de seguridad y de orgullo, cuánto más lo harán en los momentos difíciles o en los acontecimientos importantes.

 

Pop stars febrero 23, 2009

Posted by Marta in Jukebox.
4 comments

 

 

Par de tramposos. Muy preparado teníais ese dueto.

 

Y yo no lo sabía.

 

Quiero la revancha, a cara de perro.

 

Yo pongo el hielo.

  

Día torcido febrero 19, 2009

Posted by Marta in La toga como disfraz.
14 comments

 

Uno levantó la voz -raro- y dijo en menos de diez segundos “a tomar por saco” y algo de “bajarse los pantalones”.

 

Otro, al cabo de un rato, mandó todo a la mierda y aseguró que estaba “hasta los huevos de los vagos, de los sinvergüenzas” y de alguien más.

 

Otro me confesó que había estado a punto de decirle a la juez: “señoría, haga conmigo lo que quiera” y se refirió a su madre -a la de su señoría- en términos poco halagadores.

 

Y otro agradeció telefónicamente a un “buen” compañero la putada que le había hecho, se despidió hasta el día siguiente esperando que no se repitiera uno como ése y deseando que aquél se pudriera en el infierno.

 

Les escuché a todos con media sonrisa, les di la razón porque la tenían y sé que se marcharon sintiéndose un poco mejor, después de dar un portazo cada uno.

 

Cuando me quedé sola, anoté en un trozo de papel un montón de barbaridades que tenía ganas de decir, las releí y me dio un ataque de risa. Lo rompí cuidadosamente y, de camino a casa, tiré los trozos en tres papeleras diferentes.

 

Los días no suelen ser así.

 

Curioso mecanismo el de desahogarse.

 

Encargo (II) febrero 15, 2009

Posted by Marta in Bilbao.
12 comments

 

Una mañana lo leí en un cartel y, a los pocos días, me topé con El Pensador en la Gran Vía. Y unos metros más allá, seis estudios de Los Burgueses de Calais, las almas en pena que van a entregarle al enemigo las llaves de la ciudad.

 

Cuando se lo conté, sabía que habría disfrutado estando aquí para verlo. Y entonces vino el encargo:

 

“Decían que a este escultor le gustaba que la gente hablase con sus esculturas; que las personas que las miraban dialogasen con ellas. Pregúntale de mi parte al Pensador: “¿en qué piensas?”. Sólo así se convertirá en pensador de verdad; porque de nada sirve pensar si no es en diálogo con otros. El pensador solitario es un ser aburrido o un loco… ¿Lo harás? Sí, sé que lo harás”.

 

Juega con ventaja: sabe que lo haré. Hago cualquier cosa que me pide. Y aunque esta disponibilidad tan invariable bien podría parecer peligrosa, no lo es. Porque nunca pide algo que yo no deba o no pueda hacer.

 

pensador-fondo-2

 

Lo veo cada día. Miro, doy una vuelta alrededor. No creo que nadie piense que soy una tarada: hay mucha gente que pasa y ni siquiera levanta la cabeza; otros miran de reojo y algunos que se paran, contemplan y sacan fotos. Pero son siempre personas diferentes. Si alguien se hubiera dado cuenta de que repito el mismo rito a diario sería porque está tan tarado como yo.

 

A veces no dice nada. Simplemente se moja y le parece que el tiempo está loco de atar. Ha conocido el viento sur como nunca antes lo había conocido. Y un temporal rabioso. Ha visto desfilar paraguas, abrigos  y gabardinas; y menos ropa, cuando al mediodía sale el sol que calienta. He leído sentada en el banco de al lado; se estaba bien.

 

Le han puesto junto al palacio foral, bajo la ventana del diputado general. Por eso, alguno dice con sorna: – ¿Cómo se les habrá ocurrido poner aquí al Pensador?  Y otro contesta: -Quizá así se le pegue algo. Pero no se le pega. No.

 

Le gustan los paseantes. Piensa que los que vamos con prisa deberíamos correr menos y mirar más. Se ríe de las señoras que llevan esos perros diminutos, que se enredan con las correas en los arbolitos o en las farolas cuando se persiguen unos a otros. Le encantaría que esta tierra respirara paz en lugar de rencores y odios absurdos. Ha descubierto cómo suenan las gargantas cuando el Athletic gana. Y cuando pierde, porque no suenan. Guarda miles de secretos; ahora también alguno mío.

 

Se lo llevan mañana y quedará en la calle un hueco extrañamente vacío: me acostumbré rápido a su presencia.

 

[ Te lo contaré todo. Muy pronto. ]

 

A %d blogueros les gusta esto: