jump to navigation

Para Gina febrero 26, 2009

Posted by Marta in La vida misma.
trackback

 

Cuando descolgué el teléfono y escuché su voz entrecortada, supe que Gina había recibido puntualmente su regalo de cumpleaños. Le felicité y le pasé el teléfono a mi hermano.

 

– Gracias… yo… no… no me lo esperaba…

 

– Me lo pediste y te dije que lo haría…

 

– Sí, pero… no tenías por qué… Cómo… cómo iba a pensar que… que te acordarías… Ha pasado… medio año…

 

– ¡Cómo iba a olvidarme! Dije que lo haría. Por tu cumpleaños. Prometer algo que después no se va a cumplir es… es de lo más estúpido… Estúpido y ruin…

 

Hablaron mucho tiempo. Nano se reía en la habitación de al lado. Después, cada uno en su lugar, colgó el teléfono con una sonrisa de orgullo y honda satisfacción. Él, por haberle dado a Gina una alegría acordándose de pintar para ella su regalo y enviándoselo por sorpresa. Ella, agradecida, pensando cuál sería el lugar perfecto para colgarlo. Donde haya buena luz y todos puedan mirarlo. Sí, que puedan mirarlo pero sin confundirlo con los de papá y mamá… A los cuadros, como a los amigos, hay que ponerlos siempre a la luz más favorable. Para que todos puedan verlos y verlos bien.

 

4-gina

 

No hay que examinar a los buenos amigos porque están constantemente aprobando con la nota más alta. Tampoco se examina la confianza que depositamos en ellos ni la que ellos depositan en nosotros. Simplemente se valora como un tesoro porque existe.

 

Uno no suele recordar cuándo empezó a confiar en la palabra del otro. Le basta con saber que puede hacerlo y lo hace. Pero hay veces que la vida nos da una muestra brillante del porqué. Y si en las cosas más pequeñas, el cariño, la palabra, los detalles, las promesas cumplidas… le llenan a uno de alegría, de seguridad y de orgullo, cuánto más lo harán en los momentos difíciles o en los acontecimientos importantes.

 

Anuncios

Comentarios»

1. Futblo - febrero 27, 2009

Y eso es la amistad, efectivamente.
Un tesoro.

besote

2. Inés - febrero 27, 2009

Los detalles son los que hacen una amistad grande, grande…
No se nos puede olvidar.

3. J. - febrero 27, 2009

Qué seríamos sin ese/esos otro/s.

Me gusta mucho el cuadro. Hay talento.

4. Paco Sánchez - febrero 27, 2009

Me gusta mucho todo, pero especialmente los dos últimos párrafos, tan verdaderos.

5. Miguel - febrero 27, 2009

A veces sólo es cuestión de dejarse querer.

6. Luisa - febrero 28, 2009

Desde luego, prometer para no cumplir es estúpido y deprimente. Hay personas a las que se les llena la boca de cariño y de promesas, que se las lleva la primera ráfaga del primer día de viento.

Menos mal que en el caso que cuentas la historia es estupenda, el cuadro bonito y la alegría de ambos inmensa.

7. dulcineabulla - febrero 28, 2009

Me gusta la historia que cuentas, como siempre. Y el cuadro me parece muy sugerente.

8. Myriam - marzo 1, 2009

La historia genial y el cuadro muy muy bonito, que tiene Gina.

9. comentandolotodo - marzo 1, 2009

Hubo un tiempo en que la palabra dada era sagrada

10. maria - marzo 2, 2009

Hay gente especialista en tener detalles… y cumplir esa promesa fue un bonito detalle.
Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: