jump to navigation

Dime / Lo que hace la mar mayo 9, 2009

Posted by Marta in Letras con nombre propio.
trackback

 

Dime. 

 

Qué sería de ti si te arrancaran de la orilla del mar. Dónde podría descansar tu cuerpo agotado, cómo lograrías recuperar el ritmo pausado de la respiración. Quién cantaría para ti una serenata que es, cada vez, distinta. Cuándo volvería a impregnarse tu piel del sabor de la sal. 

 

Dime.

 

Cómo recuperarían tus ojos el brillo intenso que refleja el agua. El agua verde, el agua azul, el agua negra. Las tormentas y la calma. El sol dejándose hundir en sus profundidades, la luna naciendo de sus entrañas.

 

Quién te abrazaría como las olas te abrazan, con violencia y dulzura al mismo tiempo. Qué rumor, qué viento te arrullaría en sueños.

 

Qué sería de ti si te arrancaran de la orilla del mar.

 

Dime. Qué sería de mí entonces.

 

 

sonabia 

=====

 

 

“(…) ¿Sabes qué es lo más hermoso de aquí? Mira: nosotros caminamos, dejamos todas esas huellas sobre la arena, y ahí se quedan, precisas, ordenadas. Pero mañana, cuando te levantes, al mirar esta enorme playa no habrá ya nada, ni una huella, ni una señal cualquiera, nada. El mar borra por la noche. La marea esconde. Es como si no hubiera pasado nunca nadie. Es como si no hubiéramos existido nunca. Si hay un lugar en el mundo en el que puedes pensar que eres nada, ese lugar está aquí. Ya no es tierra, todavía no es mar. No es vida falsa, no es vida verdadera. Es tiempo. Tiempo que pasa. Y basta.

 

                                                    Podría ser un refugio perfecto. Invisibles para cualquier enemigo. Suspendidos. Blancos como los cuadros de Plasson. Imperceptibles incluso para nosotros mismos. Pero hay algo que agrieta este purgatorio. Y es algo de lo que no puedes escapar. El mar. El mar encanta, el mar mata, conmueve, asusta, también hace reír; a veces desaparece, de vez en cuando se disfraza de lago, o bien construye tempestades, devora naves, regala riquezas, no da respuestas, es sabio, es dulce, es potente, es imprevisible. Pero sobre todo, el mar llama. (…) Es lo único que hace, en el fondo: llamar. No se detiene nunca, te entra dentro, se te echa encima, es a ti a quien quiere. Puedes disimular, no te sirve de nada. Seguirá llamándote. Este mar que estás viendo y todos los otros que no verás, pero que estarán siempre al acecho, pacientes, un paso más allá de tu vida. Los oirás llamar infatigablemente. Sucede en cualquier purgatorio de arena. Sucedería en cualquier paraíso, y en cualquier infierno. Sin explicar nada, sin decirte dónde, habrá siempre un mar que te llamará (…)”.

 

 

 

[ “Océano mar”, Alessandro Baricco

Si hay un libro imprescindible, ése es “Océano, mar”

Imprescindible una, dos, mil veces ]

 

Anuncios

Comentarios»

1. zerepica_n - mayo 9, 2009

Es muy bonito eso que escribes.
Muy buena puntualización; Imprescindible una, dos, mil veces!! Debería estar en cada librería y lo cierto es que cada vez es más difícil encontrarlo. REEDICIóN!!!
Salu2

2. AnaCó - mayo 9, 2009

Y la música??? También con nombre propio? ¡Muy bonito Castri!

3. Alejandra - mayo 10, 2009

El mar es lo mejor de la vida… y el estar cerca de el me hace mas feliz cada día… no la separes del mar

4. maria - mayo 10, 2009

si hay algo que le falta a madrid es, sin duda, el mar. A veces desde la sierra, si miras al infinito parece que está ahí, pero no es lo mismo!

Buscaré ese libro! y lo comentamos!

5. J. - mayo 11, 2009

El mar, sobretodo vértigo.

Te dejaré Novecento, también de Baricco, si no te lo has leído.

6. nestor - mayo 12, 2009

¡Ah, el mar!
Nada añoramos tanto los mesetarios como el mar… Pero no un mar cualquiera, sino “ese” mar, cargado de sal y violencia…
Baricco… Hum… Sólo me he leído “Homero, Iliada” y no sé si arriesgarme. Te haré caso.

7. Nodisparenalpianista - mayo 12, 2009

A mi que las olas siempre me parecieron educada -aunque faltona- reiteración.
Hace unos días me acordaba de aquel lobo de mar. Qué habrá sido de él y de sus bitácoras.

8. Marta - mayo 12, 2009

->Lobos de mar, Pianista… Como el de Hemingway, por ejemplo. Qué maravilla…

-> Mesetario-manchego, ya sabes que siempre serás bienvenido al Cantábrico.

-> Javi, el mar -la mar-, todo, cualquier cosa. Paz, calma, sosiego. O furia o miedo… Pero vértigo, nunca. Tendrías que ver el mar con más frecuencia. Hazme caso. Y déjame más libros =P

-> Teletipazo, hasta que llegue agosto, vete a ver el mar a la sierra (y a Barcelona) ;) Pero dentro de tres meses, ¡vas a recordar lo que es disfrutarlo entre las olas del norte!

-> Tú lo has dicho, Alejandra: es lo mejor.

-> La música es cosa tuya, Colina. Y la moto también ;)

-> ¡Mil gracias, Zere! y qué razón tienes…

9. Futuro bloguero - mayo 12, 2009

El mar, la mar.
La espuma
Qué ganas de leer ese libro, con esa recomendación.

10. Dulcinea - mayo 12, 2009

Y ya puestos a pedir, el Mediterráneo. Especialmente por su luz. El mar es lo único que echo en falta cuando estoy en Madrid.

11. Marta - mayo 12, 2009

En Madrid, “el mar dentro de un vaso de ginebra”…

12. Futuro Blogero - mayo 13, 2009

Ahora, el mar de madrid, gotea lágrima a lágrima de nuestros ojos, tristes por la muerte de Antonio Vega.

Pobrecito.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: