jump to navigation

¿Qué vale la pena? noviembre 14, 2009

Posted by Marta in La vida misma.
trackback
 
Lo primero fue la traición. Después, una cascada incontenible de sensaciones y reacciones encontradas. Y, en las venas, la corriente revuelta y furiosa de un río a punto de desbordarse en pleno temporal.
 
El tiempo pareció detenerse: de día, no avanzaba; las noches eternas, desvelada, aguardando otra mañana.
 
Una salina en los ojos, si las lágrimas son agua y sal pero no hubo agua.
 
Llamadas que alguien perdió; otras que dejé que se perdieran.
 
Una cinta de súper-ocho proyectándose en la memoria, escenas mudas, repitiéndose incesantes, una y otra vez, como un castigo.
 
Palabras, palabras, palabras.
 
Ojos cerrados, los párpados muy apretados. Un golpe por la espalda provocó dolor de estómago, dolor de cabeza. Y, sobre todo, de corazón.
 
Entre pecho y espalda: ira, decepción y desconfianza. Un misterio: cómo cabe tanto en un espacio tan pequeño.
 
Ahora hay en el armario un abrigo raro de una tienda rara. Pero cuando lo compré, sonaba Fito, que siempre sabe lo que dice: “no voy a sentirme mal si algo no me sale bien: he aprendido a derrapar y a chocar contra la pared”.
 
Cervezas. No recuerdo el número, no sabría decirlo y a nadie le importa. Un flotador para no naufragar: la buena compañía.
 
Un concierto improvisado. Tontxu en acústico. Quién habría dicho que terminaríamos allí. Y en algunas canciones, ganas de huir. Irónico:
 
“… nada más conocerte empecé a conocerme. Aprendí que la vida es vivir sin pensar demasiado, reírse de todo, vivir el presente, aprender del pasado y no arrepentirse de haberlo bailado… Con un canto en los dientes me doy desde que te conozco, que tener un amigo es tener además un tesoro… No quisiera perderte porque no sé muy bien lo que haría sin ti…”.
 
Tontxu
 
“Y una mierda”. No sé cuántas veces pude pensar eso.
 
A la salida, un paseo largo y nocturno por el Casco Viejo, la ribera, los puentes, la Gran Vía. Había bajado mucho la temperatura pero ya no llovía.
 
Nunca hago ruido cuando llego tarde a casa. Nadie sabe a qué hora me acosté.
 
Dormir un poco. Un poco más que los días anteriores.
 
A veces, no sé quién me creo que soy. ¿Un rompehielos que atraviesa el Ártico congelado sin hacerse un rasguño en el casco?
 
 “¡Y una mierda! No estoy hecha de acero para barcos”.
 
Anuncios

Comentarios»

1. maktub - noviembre 14, 2009

lo primero gracias por pasarte por mi blog!
me sigue encantando como escribes!!

2. Juanluís - noviembre 15, 2009

Se siente al leerlo, si se vive en primera persona… Debe ser de las que duelen profundo, cicatrices del corazón; pero, como canta el “Boss”, del “lonely cool before dawn” se sale mejor en compañía, sin descuidar la brújula que marca el Norte.

PS. Dudo que no tengas un porcentaje -por mínimo que sea- de acero en tu piel, encajas bien los golpes.

3. Nodisparenalpianista - noviembre 15, 2009

JuanLuís siempre tan sensato. Ábrete una güep, hombre.
A veces las cintas de súper ocho, las cervezas, la música, pero mejor instrumental, los barcos no, las marinas. Cada cuál según.

4. futuro bloguero - noviembre 16, 2009

leerte, siempre vale la pena. Es más leerte, siempre vale la alegría.

Un beso alegre para ti sola

5. nestor - noviembre 16, 2009

Sí, leerte siempre vale la pena. Aunque hoy -uf- no sé qué decirte.
Un beso mu fuerte.

6. Leyre - noviembre 20, 2009

Siempre tan tu!!Tan tan grande Marta, un abrazo !

7. maria - noviembre 20, 2009

Yo sé que de acero nada, de nada… quizá por eso encaje mejor los golpes… aunque también duelen más.

Esos “Y una mierda”… desahogan un montón, aunque no tanto como los amigos de verdad… animos y besos!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: