jump to navigation

Cosas que hacer el domingo por la tarde junio 27, 2010

Posted by Marta in Saco sin fondo.
trackback

– Podemos jugar al futbolín. – Pierde esa copa, por favor, sólo para que pueda invitarte a otra. – Hasta pronto. – Hablaremos a diario ¿me lo prometes? – ¿Puedo ir de visita este fin de semana? -Mirando al mar. – Llévame a tu lugar favorito. – Cuando vengas a Madrid. – Hoy no voy a aguantarme las ganas de besarte. -Contigo. Sin ti, yo solo, no sé. – Lo siento, no puedo con demasiada distancia. – Mi chica de provincia, linda flor. – Esos ojos. Y tu pelo. -Es divertido sorprenderte. – Nos queda tanto por vivir. -Quizá estar lejos nos venga bien. – Te quiero, me quieres, aunque sea distinto. – Voy a mudarme, me marcho de casa de mis padres.  – Se me ha complicado tanto la vida. – Siempre estoy bien a tu lado, por qué las cosas no pueden ser más sencillas. Tal vez lo sean y nosotros las enredamos. – Voy a echarte de menos, lo sabes ¿verdad?


Cuando abrió los ojos, le costó darse cuenta dónde estaba. Miró al techo. Marcas de humedad en una esquina y, en el centro, la lámpara araña de la bisabuela.

El sofá del cuarto de juegos tiene los muelles destrozados. Dos generaciones por lo menos habrán saltado tardes enteras sobre sus almohadones. Pero es cómodo, se amolda al cuerpo que se tumba sobre él, como si lo abrazara.


No recordaba qué había soñado pero tuvo la curiosa sensación de que la costumbre de hacer listas para no olvidar nada empezaba a extrapolarse peligrosamente incluso hasta los rincones más escondidos de su cabeza.


Quizá la costumbre se estaba convirtiendo en manía. Y las manías hay que quitarlas.


Seguía cansada. Le pesaban los párpados y se le iba cerrando poco a poco, pese a la resistencia que trataba de imponerles.


– No pienso contarte a dónde vamos, lo verás cuando lleguemos y te encantará. – Hace un calor de muerte, ¿cómo es posible que tengas frío? – Me gustas tanto. – No dejo de darle vueltas y, sin embargo, no lo veo claro. – Si te agarro de la cintura, pones tu mano sobre la mía porque temes que vaya a hacerte cosquillas. -Soy tímido, aunque no me creas. – Nada como tu sonrisa. – Tengo muchos planes con los amigos; mejor, tal vez, quizá en otro momento. – Es asombrosa tu capacidad para estar pendiente de todo. De mí. – Si eso, ya te pego un toque. – Podemos bailar un rato: tú me llevas, yo no tengo ni idea. – ¿Me das un último abrazo de despedida? No, el último no. Uno más y sin decir adiós; sólo hasta cuando… tú quieras.


Al despertar, se frotó la cara. Estaba húmeda. ¿Es posible llorar durmiendo? Se puso de pie, estirándose como un oso que sale de su cueva después de un largo invierno. Buscó un pañuelo en los bolsillos del vaquero para secarse los ojos pero sólo encontró un papel perfectamente doblado. Lo desplegó.


“Cosas que hacer el domingo por la tarde”.


Y empezó por la primera.


– Nada como tu sonrisa.

Anuncios

Comentarios»

1. B - junio 28, 2010

Cosas que hacer el domingo por la tarde: Leerte

2. ladandy - junio 28, 2010

Es posible llorar dormido. Me ha vuelto a pasar esta semana.

3. Miguel - junio 28, 2010

Me encanta.

4. Ramón Sánchez - junio 28, 2010

Muy bueno!!

5. PolloMoyo - junio 28, 2010

Precioso…

Una de cal y otra de arena… La vida también tiene sus manías.

Acabo de escuchar esta canción: http://www.goear.com/listen/2bcc6cc/you-learn-alanis-morissette

¿Casualidad? Te la regalo…

You live you learn
You love you learn
You cry you learn
You lose you learn
You bleed you learn
You scream you learn

Cosas que hacer un lunes por la tarde…

6. maria - junio 30, 2010

ainsss. los domingos por la tarde… son momentos dificiles!!

pero muy bien dicho!

7. Nodisparenalpianista - junio 30, 2010

Las tardes del domingo, vaya.

8. maria - julio 5, 2010

se me ha ocurrido otra cosa que hacer el domingo por la tarde… ¡¡volver de una escapada de fin de semana!!!

9. Nodisparenalpianista - julio 6, 2010

María, te lo mejoro. No volver y seguir escapado!!!

10. Dulcinea - julio 6, 2010

Hasta es posible llorar sin lágrimas. Las tardes del domingo, pufff.

11. Macca - julio 12, 2010

¿Cosas que hacer el domingo por la tarde? «Podemos jugar al futbolín. – Pierde esa copa, por favor, sólo para que pueda invitarte a otra». O mejor: jugar a fútbol y ganar la Copa. Una detrás de otra.

¡Espero que lo disfrutaras! Te eché de menos ayer, a vos y nuestra cerveza… Sin esas dos compañías, el fútbol es otra cosa. Un abrazo,

12. maria - julio 29, 2010

hace más de un mes que no dices ni mu!!!!! va…. algo, que no decaiga la fiesta!!!

13. dulcinea - agosto 13, 2010

¿actualizar el blog? ;)

14. Néstor - agosto 17, 2010

Están muy bien las tardes de domingo, sobre todo cuando olvidas que al día siguiente tienes que trabajar… Snif…

15. Nodisparenalpianista - agosto 27, 2010

Esta tarde está quedando muy larga…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: