jump to navigation

Aclaración junio 7, 2010

Posted by Marta in Script-Girl.
13 comments

Siempre imagino que, desde que se prohibió fumar en los lugares de trabajo, la productividad general ha tenido que descender escandalosamente. No hay más que fijarse en los portales de los edificios de oficinas, bloqueados por una barricada de gente que enciende el pitillo de turno con mucha calma y le va dando caladas lentamente mientras comenta con los demás alguna de las últimas jugadas del jefe, del socio, de la secretaria…


El otro día, camino del trabajo, después de comer, pasé por delante de uno de esos portales. Dos chicas y un chico compartían cajetilla y mechero.


Una de ellas fumaba con cierta ansiedad mientras tecleaba nerviosamente en el móvil, haciendo grandes aspavientos y caso omiso a sus compañeros. Mientras tanto, la otra trataba de convencer a su amigo de lo maravilloso de su último descubrimiento:


¡No te imaginas lo que es el cine en 3D! Una… una verdadera pasada… No hay palabras para describirlo…



Una pa-sa-da… -casi en éxtasis-. ¡Alucinante, tío, nunca había visto nada igual! Es… es… mágico. Lo que te ocurre es que tienes prejuicios y claro… así… no hay manera


Pfff…


Ella se quedó pensativa unos segundos, de brazos cruzados mientras, en silencio, hablaba consigo misma.


Es que… de verdad, en serio, te prometo que ni te imaginas lo que es estar en el cine viendo en 3D, macho


Te recuerdo, mona, por si no te has dado cuenta, que estás viendo en 3D per-ma-nen-te-men-te


Tiró el pitillo y entró en la oficina, dejando a sus dos colegas enfrascadas, cada cual, en su peculiar asunto.


LIPDUB ;) febrero 19, 2010

Posted by Marta in Script-Girl.
10 comments

Hasta ayer por la noche, la explicación de Wikipedia sobre qué es un LIPDUB (aquí, en castellano; aquí, en inglés) no contenía el último párrafo que hoy remata la entrada sobre esta técnica audiovisual tan curiosa y divertida:


“Actualmente el récord del Lip dub más grande realizado hasta la fecha lo tiene la Universidad de Navarra con un Lip dub en el que han participado casi 400 personas”.


“Currently the University of Navarra has the record of the biggest Lip dub ever made, with almost 400 people in a single video”.
El estreno del LIPDUB de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra se celebró anoche en la propia facultad con la proyección del video en su fachada y la del ‘making-of’ en las paredes interiores.


Una, que es capaz de reconocer abiertamente una cierta tendencia a la locura e incapaz de estarse quieta cuando una idea le ronda la cabeza, decidió que no se podía quedar sin presenciarlo en directo.


No quería que me lo contaran, ni que me hablaran del ambiente o de la risa, ni de las anécdotas o de los que fueron. Sencillamente, quería estar, quería verlo y quería vivirlo con, al menos, parte de los motores de la idea: no puedo dejar de mostrar mi orgullo por la cantidad de personas conocidas y queridas que se han volcado con la realización de este ‘sueño loco’, desarrollado con gran dedicación y buen humor, impulsado por un optimismo arrollador y terminado con una profesionalidad de gran nivel.


El magnífico trabajo en equipo de muchísima gente, la implicación de los profesores y los alumnos en el proyecto, la ilusión, las ganas, el esfuerzo (y la superación de los momentos de desánimo), han dado este resultado tan… estupendo:



Enhorabuena a Pol y a Sergi -promotores y responsables-, a Ramón -guionista junto a mi hermano en noches de cerveza ;) -, a Paz –“la regidora omnipresente”-, a Mónica –Decana de FCom-, a los incansables portadores de la cámara… Enhorabuena a todos los que son parte del LIPDUB. Porque os salió de cine. Porque aprovechasteis la ocasión y os lanzasteis a la piscina. Porque exprimisteis la oportunidad al máximo. Y… porque os lo pasasteis como nadie.



PS.- decían que había algún ‘escéptico’ pero creo que, al final y después de todo, reconoció el éxito del invento ;)


ACTUALIZACIÓN:

Cruzar la calle septiembre 11, 2009

Posted by Marta in Script-Girl.
8 comments
 
Una mañana me acordé de que tenía pendiente “My blueberry nights” y de que, por la noche, estaría sola en casa, sin alboroto ninguno. También supuse que la película no estaría alquilada en el videoclub y acerté: sé que no fue “comercial” aunque tuvo un par de nominaciones a algún premio; conocía la historia porque leí algo sobre ella cuando la estrenaron en Estados Unidos; me provocó curiosidad. Aquí sólo se exhibió un par de semanas en salas pequeñas de “público alternativo”.
 
Me gustan Norah Jones y Wong Kar Wai, cada uno en lo suyo. Pero supuse que sería interesante ver los primeros pasos de la cantante en el cine, de la mano de ese director.
 
Estoy segura de que, esa mañana, me acordé de la película por algunas razones muy concretas. Como, por ejemplo, porque un adiós no siempre significa el fin; a veces es un nuevo comienzo.
 
Al terminar del día, cuando dejé la oficina, vacía, igual que me la había encontrado y como estuvo en todo momento, salvo las horas que yo pasé en ella, hice un poco de cena, puse la película y fui tomando algunas notas y… alguna cerveza.
 
Elizabeth decía que, en ocasiones, nos empeñamos en “cruzar por el lado más ancho de la calle”. Y sí, pensé que es cierto. “Por el lado más ancho”, a través del punto más largo posible que une dos extremos. Lo más complicado, lo menos práctico: soy especialista. Como en eso de no tirar por la calle de en medio sino perderme entre callejuelas estrechas que, de tan pequeñas e ignotas, carecen hasta de nombre. Allí por donde no hay línea recta ni trayecto más corto. Definitivamente, suelo cruzar por el lado más ancho de la calle.
 
Pero en algún momento, la protagonista cae en la cuenta -“me costó casi un año llegar hasta aquí”- de que, “después de todo no fue tan difícil cruzar esa calle” porque “todo depende de quién te espere al otro lado”. Y sí. Todo depende de eso. De manera que, cruzar una calle -da igual por qué lado-, puede  llegar a ser también lo más duro a lo que enfrentarse. Según quién espere. O peor aún, si no espera nadie.
 
Al terminar la película, me quedó una agradable sensación de tranquilidad. La que da saber que alguien ha encontrado lo que buscaba. Y además pensé que me habría gustado poder escribir una de las postales que envía Elizabeth a un amigo mientras viaja buscando lo que al final encuentra:
 
“Querido Jeremy, estos últimos días me han dado clases para no confiar en la gente, pero por suerte he suspendido. A veces utilizamos a otras personas como un espejo, para que nos definan y nos digan quiénes somos, y cada reflejo hace que me guste un poco más. Elizabeth”.
 
La diferencia es que yo no se la habría mandado a Jeremy. Y que habría firmado “Marta”.
 

Nocturno en mí menor octubre 27, 2008

Posted by Marta in Script-Girl.
10 comments

 

“Pensé que volver a casa así, a la una de la mañana, por la calle vacía, tenía algo de solitario. Y el ruido de mis tacones resonando, algo de misterioso. 

También pensé que descalzarme a mitad de camino, porque tenía los pies destrozados, resultaba demasiado típico. Y sentir que toda la ciudad quieta, tan al alcance de mi mano, podía ser mía, era utópico aunque me regalara unos minutos de intensa libertad.

 

 

 



Al entrar en casa y escuchar sólo silencio, la escena me pareció melancólica. E imaginar que tú no estuvieses viendo todo eso, como quien ve una película, bastante absurdo. Tantísimo con imaginar qué andarás haciendo ahora. Qué te importa – dirás. Que me importa.

Y en medio de la oscuridad, mientras alguien tocaba el piano al otro lado de la pared, me pareció que un whisky con hielo tenía un toque dramático; mayor aún cuando me vi esperando que algún día llamaras, sabiendo que no lo harías.
 

No recuerdo qué hacía ahí sentada, en el sofá, en mitad de ninguna parte. Ni cómo me mantuve despierta. Ni por qué no me acosté hasta la noche siguiente. Ni cuáles fueron las razones que me impulsaron a dejarte marchar. Nada. Sólo me venía a la cabeza “occhi da orientale”, repitiéndose sin cesar. Occhi da orientale, en cierta manera como los tuyos, cuando te reías. Innocenti, disarmanti. Cuando me hacías reír.

 

Debiste haber venido a buscarme. Habría bastado una vez. Una. Tú, presumiendo, siempre tan puntual. Y no fuiste capaz. No llegaste nunca”.

 

[ Quella notte fu mia ma “questa è ancora nostra” ]

 

 

Corto junio 1, 2008

Posted by Marta in Script-Girl.
12 comments

 

El príncipe de la colina nos escribió un mensaje: “He ganado el concurso de guión para cortos -y no valen los chistes fáciles-“.

  

ENHORABUENA, CRACK

 

 

Lo mío es requete-orgullo de hermana mayor, sí. Pero con toda la razón del mundo.

Es que nos tiene contentos.

 

Y AQUÍ, la noticia.

 

 

P.S.- Pol… ¿podré hacer de extra ?

  

A %d blogueros les gusta esto: