jump to navigation

El cuarenta y ocho marzo 13, 2008

Posted by Marta in Bilbao.
9 comments

Me subo al 48, que hace un viaje interminable, que da la vuelta al mundo, al mundo de Bilbao.  Detrás de mí, dos chicas.  

– ¡No te lo vas a creer! 

– ¡No, no me lo digas! ¡Otro! 

– Si hija, sí. ¡Otro! Como todos los años, un bolso. 

Y hablan de los bolsos grandes y pequeños, cómodos e incómodos, de colores imposibles -rojocerezaguindavinotornasolado-… Como me aburre la conversación -lo sé, es una desfachatez quejarse de las conversaciones ajenas en el autobús-, reoriento la atención hacia una mujer que sienta a su lado a un niño bastante pequeño. En realidad, a una mochila enorme que lleva a un niño al colegio.  

– Amatxu ¿por qué hay que ir al cole? 

– Ya te lo he dicho: para que aprendas muchas cosas y cuando seas grande, lo sepas todo

– Yo ya sé muuuuuchas cosas. Mira, me sé el rojo, el merde y el asul. También sé uskera y contar hasta cinco. Mira, amatxu, mira cómo sé: uno, dos, tres, cinco

– Casi sabes, Gaizka: te falta el cuatro

Joé, que no me has dau tiempo a llegar al cuatro 

Mucho mejor que los bolsos, que se han bajado en la parada anterior. 

– ¿Hoy te vas a portar bien, cariño?

– Un poco bien

– Bien del todo, Gaizka

– Es que la andereñu es tonta

– ¡Gaizka, eso no se dice!

– Y es vieja. Es viejííííísima

– ¿Ah, sí? ¿Como cuánto de vieja?

– Pues viejísima. Como de treinta o así.  

Ya no me esfuerzo por contener la risa y pienso que aún me queda algo de tiempo antes de hacerme viejísima.

  

A %d blogueros les gusta esto: